4 cosas que creemos sobre los asesinos y que no son ciertas

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
22 de Junio de 2015 a las 14:47
Compartir Twittear Compartir
4 cosas que creemos sobre los asesinos y que no son ciertas

James Garbarino entrevista a los criminales antes de que aparecer como testigo para dar testimonio de experto en juicios. A principios de este año, el psicólogo publicó un libro sobre estas experiencias, titulado Escuchando a los Asesinos: Lecciones Aprendidas de mis veinte años como Testigo Experto en casos de asesinato.

 

Estas son las lecciones:

 

1. Los asesinos rara vez encajan en el molde de "monstruos".

Debajo de las muchas capas de tendencias violentas y sociópatas suelen ser personas que simplemente necesita ayuda. "Si usted puede sentarse frente a ellos como a otro ser humano, su humanidad puede ser sorprendente", dijo.

Al conversar con los asesinos, Garbarino dice que consigue verlos  como seres humanos, y logra comprender sus procesos de pensamiento, y la detección de los dilemas morales que se han enfrentado en el camino que conduce a la delincuencia.

 

 

psico 2

Foto: Science Alert

 

 

2. No hay tal cosa como un "asesinato sin sentido"

Cada crimen tiene su propia lógica, dice Garbarino. Incluso si el mundo exterior no puede verlo. Eso no absuelve a los delincuentes de las cosas horribles que hacen, señala. Pero debería ayudar a iluminar un trasfondo importante que acecha en la psicología de los criminales.

Garbarino ofrece el ejemplo de una iniciación de pandillas. Al entrar en la banda, muchos nuevos miembros demuestran su valor matando a una víctima al azar.  Los niños normalmente se unen a pandillas para obtener protección.

 

 

3. Los asesinos están profundamente dañados

Los asesinos son impulsados ​​por historias devastadores de trauma, dice Garbarino. En cada entrevista, Garbarino pregunta al criminal un conjunto de 10 preguntas diseñadas para aprender sobre el abuso, la violencia doméstica, y otros peligros de la infancia. Formalmente, la prueba de diagnóstico que se conoce como la escala de Experiencias de Adversidad en la Niñez.

La mayor parte de la población en general marcará cero o uno (los puntajes más saludables que puede obtener), en cambio los criminales puntúan 9 o 10.

 

 

4. Los peores criminales pueden ser los más capaces de cambiar

Garbarino dice que la magnitud de la delincuencia no siempre puede predecir cómo responderá un asesino a la rehabilitación. En el libro, Garbarino narra la historia de un adolescente que representó una masacre en un colegio. Los fiscales querían juzgarlo como adulto, pero Garbarino hizo que sea juzgado como menor de edad. Como resultado, el adolescente regresó a la escuela secundaria después de solo un par de años, se unió al ejército, se casó y tuvo una familia.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir