Baja en azúcar en el cuerpo sería causa de los comportamientos violentos

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
23 de Diciembre de 2014 a las 11:35
Compartir Twittear Compartir
Baja en azúcar en el cuerpo sería causa de los comportamientos violentos

Aquí hay algo que puede hacer que te sientas un poco mejor la próxima vez que tengas un ataque de cólera: no estás siendo irracional, es solo ciencia.

El concepto de ser "estar enojado porque tenemos hambre”, tendría una razón científica: según un estudio publicado en Aggressive Behavior a principios de este año, los niveles de azúcar en la sangre están directamente correlacionados con la probabilidad de tratar mal a la pareja. El estudio fue relizado en personas casadas.

Para esto, el equipo dirigido por el psicólogo Brad Bushman, de la Universidad Estatal de Ohio en los EE.UU, trabajó con 107 parejas por más de tres semanas; y encontraron que cuando los individuos experimentaban niveles bajos de azúcar en la sangre, se volvieron cada vez más agresivos y trataban mal a sus parejas.

Para llegar a estos resultados, se les dio una muñeca vudú a los voluntarios, con 51 alfileres. Esta muñeca debía representar a su pareja. Los impulsos agresivos de cada persona fueron medidos según la cantidad de alfileres que usaron en los muñecos durante todo el experimento.

La agresión se midió pidiendo a los voluntarios emitir un sonido fuerte a través de audífonos a su pareja. Este sonido debía ser desagradable, como pasar las uñas por la pizarra o el sonido del taladro de un dentista, y lo debían pasar a un volumen fuerte. Además, se les midió el nivel de azúcar en la sangre.

 

 

hambre 2

Foto: CSINFIX

 

 

Los resultados

 

Resulta que los voluntarios que experimentaron los niveles de azúcar en sangre más bajos, usaron más alfileres en las muñecas vudú, y causaron ruidos más fuertes y largos en sus cónyuges que los que tenían un mayor nivel de glucosa en su sistema.

La glucosa es la única molécula que nuestros cerebros aceptan como combustible. Esto significa que cuando no estamos produciendo suficiente glucosa, nuestro cerebro no funciona correctamente. También significa que nos falta la energía que necesitamos para mantener el autocontrol, es por eso que somos más propensos a arremeter de manera inusual cuando no hemos comido en mucho tiempo.

"Un estudio clave a largo plazo realizado en 1984 demostró que estas variaciones pueden predecir futuros episodios violentos en el 84 % de los delincuentes. Este tipo de investigación puede ser complicada, sin embargo, porque la regulación de glucosa puede estar influenciada por muchos otros factores", dice el autor.

 

Y otro proyecto de investigación llevado a cabo en 2011 por el fisiólogo C. Nathan DeWall de la Universidad de Kentucky en los EE.UU. y sus colegas examinó la relación entre los comportamientos agresivos y violentos y los niveles bajos de glucosa y el pobre metabolismo de la glucosa a través de cuatro estudios diferentes.

En el estudio 1 encontraron que los participantes que consumieron una bebida de glucosa se comportaron de forma menos agresiva que los participantes que consumieron una bebida placebo. Estudio 2 encontró una relación indirecta entre la diabetes y la agresividad a través de bajo auto-control. Estudio 3 encontró que los estados con altas tasas de diabetes también tenían altos índices de crímenes violentos. Estudio 4 encontró que los países con altas tasas de deficiencia de glucosa-6-fosfato (un trastorno metabólico relacionado con los niveles bajos de glucosa) también tenían mayores tasas de homicidios

 

 

Fuente: Science Alert


Compartir Twittear Compartir