Con realidad virtual cambiando de cuerpo puede combatirse el racismo (VIDEO)

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
20 de Enero de 2015 a las 14:39
Compartir Twittear Compartir
Con realidad virtual cambiando de cuerpo puede combatirse el racismo (VIDEO)

A raíz de las manifestaciones masivas con el hashtag #BlackLivesMatter, las consecuencias desagradables del racismo en los Estados Unidos han se han vuelto a manifestar en los medios periodísticos. El prejuicio, ya sea consciente o inconsciente, existe en una escala mucho más amplia que a la mayoría de nosotros nos gustaría admitir.

Incluso se puede “ver” el racismo a nivel de actitudes “inconscientes” hacia diversos objetos e ideas mediante la adopción de una prueba de asociación implícita o IAT.  Estas pruebas consisten en identificar lo que realmente piensa una persona a pesar de lo que pueda decir.

La realidad virtual (VR) podría ayudar a superar estos sesgos implícitos, según un artículo publicado recientemente en Trends in Cognitive Sciences. Los investigadores utilizaron VR para ayudar a la gente a ponerse en la piel de un avatar y tomar temporalmente una nueva identidad, lo que permitiría cultivar la empatía racial.

El estudio utilizó una variedad de ilusiones ópticas y tecnología para engañar al cerebro y hacerle creer que el cuerpo ha cambiado. En primer lugar, los investigadores realizaron la "ilusión mano de goma", que consistió en acariciar una mano de maniquí de color oscuro en sincronía con la verdadera mano de un participante de raza blanca, que se oculta a la vista. Los participantes puntuaron más alto en actitudes empáticas luego del experimento, en comparación con antes.

 

 

Ponerse en la piel de otro. Video: Mel Slater

 

 

Los científicos también midieron la conexión que la gente tenía con sus manos de goma al pincharlas con una aguja, y luego medir la cantidad de sudor en las manos reales (las manos tienden a sudar cuando estamos ansiosos). Las personas que tenían asociaciones más fuertes, tuvieron puntajes más empáticos y positivos en las pruebas IAT sobre racismo.

En un segundo experimento, a cada sujeto se le acarició la cara con un hisopo de algodón mientras veía un video de alguien de una raza diferente a quien también se le acariciaba la cara al mismo tiempo. Después de esta experiencia, los participantes tendían a encontrar el rostro de su contraparte como más atractivo y físicamente similar a su propio rostro. También dijeron que serían más propensos a compartir las opiniones de esta persona.

En el último ejercicio, las mujeres se sometieron a una transformación de cuerpo completo en  realidad virtual. Cada participante podía ver sus propias manos en el mundo virtual, así como un reflejo de su avatar, en tonos claros, oscuros o de color púrpura. Las mujeres blancas que pasaron tiempo en cuerpos de raza negra obtuvieron luego una puntuación IAT más positiva. Esto no sucedió en las mujeres cuyos avatares eran de otra raza.

"Estas ilusiones simples manipulan la forma en que el cerebro utiliza la información de los sentidos como la vista y el tacto. Muestran cómo nuestro cerebro es plástico”, dice Manos Tsakiris, co-autor del artículo y profesor de psicología en la Universidad de Londres. Tsakiris dice que los resultados de estos tres experimentos son asombrosos porque demuestran que el sentido de sí mismo de una persona no es tan rígido como se pensaba.

 

 

racismo 2

Foto: LIVRESPENSADORES

 

 

Asociaciones implícitas, aunque quizá no son tan terribles como el racismo abierto, todavía pueden tener consecuencias sociales importantes. Los estudios han demostrado que las personas son más empáticas hacia los blancos que hacia los negro. Las pruebas de Asociación Implícita también han revelado que los blancos tienden a deshumanizar las caras de personas negras, asociándolos más fuertemente con términos como raza, criatura, y mestizo.

Mel Slater, un profesor de ciencias de la computación y psicología en la Universidad de Barcelona y co-autor del artículo, dice que cree esta técnica con realidad virtual podría ser incorporada en la capacitación laboral para personas que necesitan ser sensibles a diversos grupos, como policías.

Aunque no sería la primera vez que la VR ha sido utilizada como una herramienta psicológica, la tecnología ya está siendo utilizada para ayudar a pacientes con esquizofrenia a controlar las voces en sus cabezas y también es usada para ayudar a personas adictas a las drogas a combatir los antojos de manera virtual.

Sin embargo, Nick Yee, un científico que estudia el comportamiento, advierte que la simple colocación de una persona en el cuerpo del otro no es suficiente para garantizar la empatía. El contexto social de la simulación a veces incluso puede crear reacción contra ciertos grupos y reforzar los estereotipos.

En un estudio de 2009, los participantes blancos que fueron sometidos a una simulación de entrevista de trabajo en los avatares de raza negra tuvieron percepciones raciales más negativos después de la experiencia. Otro investigador encontró que los hombres que se involucran en juegos de roles en línea asumiendo cuerpos femeninos, tienden a ajustarse a los estereotipos de género.

Todavía no sabemos lo que pasa exactamente en el cerebro durante estas ilusiones y cuánto tiempo duran los efectos. La realidad virtual no es una solución al racismo, dice Tsakiris, pero podría convertirse en una herramienta importante para la comprensión de cómo podemos cambiar nuestras interacciones y relaciones sociales para mejor.

 

 

FUENTE: POPSCI


Compartir Twittear Compartir