Cuando se tratan de medicar las emociones de las mujeres

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
3 de Marzo de 2015 a las 16:09
Compartir Twittear Compartir
Cuando se tratan de medicar las emociones de las mujeres

Las mujeres están biológicamente diseñadas para ser sensibles al medio ambiente,  son más empáticas a las necesidades de los hijos e intuitivas sobre las intenciones de otras personas. Esto es básico para la supervivencia y la de nuestros descendientes. Algunas investigaciones sugieren que las mujeres a menudo son mejores en articular sus sentimientos que los hombres debido a que el cerebro femenino desarrolla una mayor capacidad para el lenguaje, la memoria, la audición y la observación de las emociones en los demás.

 

Estas son observaciones basadas en la biología, sin ningún ánimo de ideología pro o antifeminista. Sin embargo, estas sutiles diferencias biológicas tienen implicancias sociales. La emocionalidad de la mujer es un signo de salud, no de enfermedad: es una fuente de poder. Es por eso que las mujeres están socialmente bajo constante presión para frenar su vida emocional. La industria farmacéutica desempeña un rol importante en esa presión. Muchas empresas desarrollan medicamentos psiquiátricos como antidepresivos y medicamentos contra la ansiedad, y han visto sus ventas incrementarse, la mayoría destinadas a público femenino.

 

Al menos una de cada cuatro mujeres en Estados Unidos toma un medicamento psiquiátrico, en comparación con uno de cada siete hombres. Las mujeres tienen el doble de probabilidades de recibir un diagnóstico de trastorno de depresión o ansiedad que los hombres. Para muchas mujeres, estos medicamentos mejoran en gran medida sus vidas. Pero para otras no son necesarios.

 

 

mujer 2

Foto: CONTRAPAPELNOTICIAS

 

 

En los días previos a la menstruación, cuando se agudiza la sensibilidad emocional, las mujeres pueden sentirse más aisladas, irritables o insatisfechas. Los pensamientos y sentimientos que surgen durante esta fase son genuinos. Los antidepresivos más comunes, que también se usan para tratar la ansiedad, son inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) que aumentan la transmisión de la serotonina. Estos medicamentos mantienen las cosas más estables, pero a veces demasiado bueno no es bueno.

 

Más serotonina podría también adormecer a la persona física y emocionalmente. Estos medicamentos con frecuencia dejan a las mujeres menos interesado en el sexo, volviéndolas más racionales y menos emocionales. Algunas personas que toman ISRS también han reportado menos rasgos humanos: la empatía, la irritación, tristeza, sueños eróticos, la creatividad, la ira, la expresión de los sentimientos, el luto y la preocupación.

 

Una revisión de expedientes médicos muestra consistentemente que los médicos tienen más probabilidades de dar a las mujeres medicamentos psiquiátricos que a los hombres, especialmente a las mujeres entre las edades de 35 y 64. Cuando nos medicamos en exceso, nuestras emociones se convierten en sintéticas. Para el crecimiento personal, para un matrimonio satisfactorio y por un mundo más pacífico, lo que necesitamos es más empatía, compasión, receptividad, emotividad y vulnerabilidad, no menos.

 

Tenemos que dejar de etiquetar nuestra tristeza y ansiedad, los síntomas molestos, y apreciarlos como una parte sana, de adaptación de nuestra biología al mundo.

 

 

FUENTE: NY TIMES


Compartir Twittear Compartir