Estudio: Hallan conexión entre el Parkinson y las bacteria intestinales

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
5 de Diciembre de 2016 a las 12:01
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Hallan conexión entre el Parkinson y las bacteria intestinales
Foto: Internet

Investigadores del Instituto de Tecnología de California, han logrado encontrar una asociación entre las bacterias intestinales y los cambios cerebrales en el Parkinson.

Los pacientes de Parkinson, a menudo se quejan de estreñimiento o hinchazón, dificultad para tragar e indigestión. A menudo, estos síntomas comienzan años antes de la pérdida del control motor, que es el sello de la enfermedad.

Una nueva investigación publicada en Cell, liderada por Sarkis Mazmanian, encontró que los microbios intestinales pueden jugar un papel en el desencadenamiento de Parkinson. Cuando él y su equipo trasplantaron muestras fecales de personas con Parkinson a ratones (que fueron criados en un ambiente libre de gérmenes), los síntomas de Parkinson de los animales empeoraron. Cuando recibieron muestras de personas sin la enfermedad, esto no ocurrió.

"Lo que extrapolamos de eso es que hay un perfil microbiano que es diferente en el Parkinson", dice Mazmanian. "Quizás esos cambios están contribuyendo a la enfermedad; al menos en modelos de ratón eso es lo que sugieren los datos".

Mazmanian tiene una lista de cerca de una docena de especies de microbios que podrían ser importantes en la enfermedad. Algunos de estos microbios están ausentes en los pacientes de Parkinson, lo que puede significar que proporcionan cierta protección contra la condición neurodegenerativa. Mazmanian ha creado una empresa, Axial Biotherapeutics, para investigar estas especies como posibles tratamientos microbianos para enfermedades cerebrales.

Puede sonar improbable que el estado del intestino pueda afectar al cerebro, pero Mazmanian señala que hasta el 70% de las neuronas fuera del cerebro existen en los intestinos. Esta red de nervios está conectada al cerebro a través del nervio vago, que conecta todo, desde el tórax, los pulmones y el abdomen hasta el cuello y la laringe. Encontrar un posible puente que enlace el intestino y el cerebro en forma de microbios puede, con más investigación, conducir a nuevos tratamientos para el Parkinson.

 

FUENTE: TIME


#parkinson #microbioma
Compartir Twittear Compartir