Estudio: La religión tiene el mismo efecto que las drogas en el cerebro

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
1 de Diciembre de 2016 a las 10:19
Compartir Twittear Compartir
Estudio: La religión tiene el mismo efecto que las drogas en el cerebro
Aunque el estudio fue hecho en mormones, podría aplicarse a cualquier creencia religiosa. Foto: Internet

Un pequeño estudio publicado en  Social Neuroscience ha encontrado evidencia de que las experiencias religiosas y espirituales activan los circuitos de recompensa en nuestros cerebros de una manera similar al amor, el sexo, el juego, las drogas y la música.

La investigación analiza a 19 mormones a quienes se les pidió "sentir el espíritu", mientras pasaban por resonancia magnética funcional. Los investigadores observaron que sus cerebros se iluminaron como si hubieran consumido una droga o escuchado su canción favorita.

Sin embargo, el estudio fue muy pequeño, así que no se puede generalizar. Igual, no es necesario tener imágenes cerebrales para reconocer el comportamiento fanático que algunas personas religiosas pueden tener, algo que no todas las personas que creen en dios hacen. Estudios como este ayudan a entender el papel que tiene la idea de dios en nuestra vida, ya que para algunas personas podría funcionar como una forma de sentirse satisfechos.

"Estamos empezando a entender cómo el cerebro participa en experiencias que los creyentes interpretan como espirituales, divinas o trascendentes", dijo el investigador principal Jeff Anderson de la Universidad de Utah.

Creas o no en dios, o sigas una religión, es innegable que esta idea es una fuerza importante en la sociedad humana, que ha servido para normas las conductas y está muy relacionada con el poder político (bueno, las religiones que tienen suerte). Así que comprender cómo la religión hace sentir a las personas, nos proporciona una visión importante de uno de los mayores influyentes en nuestra especie.

En este estudio, los 19 participantes se describieron como “devotos” y habían completado uno o dos años de trabajo misionero a tiempo completo. Fueron puestos en un escáner de fMRI y les mostraron una variedad de contenido para fomentar su sensación espiritual, que se podría describir como un sentimiento de paz y cercanía con dios.  

El examen incluyó 6 minutos de descanso, 6 minutos de ver un video detallando las estadísticas de membresía de la iglesia mormona, 8 minutos de citas literarias falsamente atribuidas a los líderes religiosos mormones y del mundo, 8 minutos de leer pasajes familiares del Libro de Mormón, 12 minutos de ver videos producido por la iglesia y otros 8 minutos de citas. A lo largo del curso, se pidió a los participantes que describieran lo que estaban experimentando.

Casi universalmente, reportaron una sensación de adoración, incluyendo sentimientos de paz y sensaciones físicas de calor. Muchos terminaron en lágrimas al final del experimento. Sus cerebros fueron escaneados y los resultados mostraron un patrón interesante: las regiones que se iluminaron formaban parte del circuito de recompensa del cerebro, que se activa ante estímulos como la droga, el sexo o cualquier cosa que nos cause placer. Esta parte del cerebro se conoce como el núcleo accumbens, y está sobreactivada en la adicción, por acción de la dopamina.

Para investigar más a fondo, el equipo pidió a los participantes presionar un botón cuando sentían un pico en su sentimiento de espiritualidad, y los escáneres cerebrales mostraron que la actividad neurológica máxima se produjo aproximadamente 1 a 3 segundos antes de presionar el botón. Sus ritmos cardíacos también se aceleraron, y la respiración se profundizó.

Otras regiones que se iluminaron fueron la corteza prefrontal medial, y también partes del cerebro involucradas en la atención enfocada. "La experiencia religiosa es influyente en la toma decisiones que nos afectan a todos, para bien y para mal", dijo Anderson. "Entender lo que sucede en el cerebro para contribuir a esas decisiones es realmente importante".

 

FUENTE: Science Alert


#religion #adiccion
Compartir Twittear Compartir