Estudio: La venganza es dulce y amarga a la vez

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
6 de Julio de 2016 a las 10:22
Compartir Twittear Compartir
Estudio: La venganza es dulce y amarga a la vez
Internet

La venganza  a veces es satisfactoria y otras veces hiere al que se venga. Es un poco de ambas cosas. La respuesta de la población a la venganza puede ser complicada, según una nueva investigación publicada en Journal of Experimental Social Psychology.

"Demostramos que las personas expresan sentimientos positivos y negativos sobre la venganza, de tal manera que la venganza no es amarga, ni dulce, sino ambas", explica Fade Eadeh autor del estudio en un comunicado de prensa. "Nos encanta la venganza porque castigamos a la parte infractora y nos disgusta porque nos recuerda al acto original".

Un estudio de 2012 encontró que las personas tienden a castigar a otras, no por un deseo de venganza, sino por un sentido de equidad. Y un estudio de 2014 encontró que después de haber cometido un acto de venganza, la gente se siente peor. Pero entonces, si la venganza nos hace sentir mal, ¿por qué la buscamos? Incluso los bebés sienten ganas de venganza, según un estudio de 2011 publicado en las revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

Un estudio más reciente usó artículos de prensa sobre la muerte de Osama bin Laden y demostró que la venganza trae satisfacción y a la vez estado de ánimo negativo a la gente.  "Si la venganza nos hace sentir peor, ¿por qué tanta gente lo hace?". Para entender cómo afecta a las personas la venganza, Eadeh y sus colegas llevaron a cabo tres experimentos diferentes con 200 participantes cada uno.

Los voluntarios completaron una encuesta sobre su estado de ánimo y las respuestas emocionales después de leer, ya sea un artículo del New York Times con las palabras "se ha hecho justicia" en el título, sobre las fuerzas especiales de Estados Unidos al matar a Bin Laden, o un artículo sobre los Juegos Olímpicos. Se pidió a los participantes indicar su estado actual usando 25 adjetivos, incluyendo palabras como “triste”, “irritado”, “enojado” y “feliz”. El equipo utilizó un análisis lingüístico para distinguir entre la percepción subjetiva de los estados de ánimo y las emociones. Los estados de ánimo pueden durar más que las emociones individuales, pero mientras que los estados de ánimo se mantienen en el fondo, las emociones se sienten más fuertemente.

El análisis indica que la sensación de venganza induce emociones negativas y positivas. "Creemos que la razón por la que la gente podría sentirse bien acerca de la venganza es porque permite la oportunidad de corregir un error y llevar a cabo el objetivo de castigar a un mal tipo", explica Eadeh. "En nuestro estudio, encontramos que los estadounidenses a menudo expresaron gran satisfacción por la muerte de Bin Laden, presumiblemente porque se acabó con la vida de una persona que fue el cerebro detrás de una organización terrorista". De esta manera se justifican violaciones a los derechos humanos (torturas vengativas o asesinato) a personas que han cometido algún tipo de crímen.

 

 

FUENTE: Live Science


#venganza
Compartir Twittear Compartir