Estudio: Niños que son testigos de violencia familiar tienen rasgos psicopáticos en la adultez

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
12 de Abril de 2017 a las 07:40
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Niños que son testigos de violencia familiar tienen rasgos psicopáticos en la adultez
Foto: Internet

Los niños que son testigos de violencia familiar pueden ser más propensos a tener rasgos psicopáticos en la edad adulta, según un nuevo estudio publicado en Law and Human Behavior.

En el estudio, los investigadores examinaron rasgos psicopáticos entre casi 130 presos varones y preguntaron a los hombres si habían presenciado violencia en la niñez. Aunque el término "psicópata" a veces se utiliza incorrectamente por no expertos para describir a alguien que es brutal o cruel, en psicología, el término tiene un significado específico. Los rasgos de un psicópata incluyen un sentido poco realista de superioridad hacia otras personas, una tendencia a manipular a otros, una falta de empatía y una tendencia a cometer acciones antisociales como los delitos.

Investigaciones anteriores habían encontrado un vínculo entre la experiencia de abuso en la infancia y un mayor riesgo de desarrollar rasgos psicopáticos. Sin embargo, el nuevo estudio es el primero en demostrar que incluso presenciar el abuso dentro de la familia en la infancia está relacionado con rasgos psicopáticos entre los adultos que han cometido crímenes, explica el coautor del estudio, Michael Koenigs, profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Wisconsin Escuela de Medicina y Salud Pública, en un comunicado.

Los investigadores examinaron rasgos psicopáticos entre 127 presos en Wisconsin. Los investigadores optaron por estudiar prisioneros debido a que la psicopatía es mucho más común en esta población en comparación con la población general, dijo la autora principal del estudio, Monika Dargis, una candidata al doctorado en psicología clínica en la Universidad de Wisconsin-Madison. Además, los investigadores se centraron en la población penitenciaria para comprender mejor las presentaciones más graves del trastorno, dijo.

Los científicos evaluaron los niveles de rasgos psicopáticos de los prisioneros usando una escala que oscila entre 0 y 40, con una puntuación de 30 o más indicando que una persona es un psicópata. Los resultados identificaron a 51 presos (aproximadamente el 40 %) como psicópatas. Los investigadores descubrieron que los presos que habían visto a sus padres o hermanos ser víctimas de violencia durante su infancia tenían más probabilidades de obtener una alta puntuación en la escala de rasgos psicopáticos que aquellos que no presenciaron violencia en la niñez. 

Sin embargo, aunque el estudio demuestra que existe un vínculo entre la violencia doméstica en la niñez y la psicopatía, los resultados no prueban que el hecho de presenciar la violencia familiar en la infancia sea causa de la psicopatía. Los mecanismos exactos detrás del posible vínculo no están claros, dijeron los investigadores. Sin embargo, es posible que los niños que observen los comportamientos manipuladores y coercitivos mostrados por los perpetradores de violencia doméstica eventualmente desarrollen estos comportamientos también, explica Dargis.

Una limitación del estudio fue que los investigadores recopilaron sus datos en un solo punto en el tiempo, y por lo tanto los investigadores no fueron capaces de examinar una posible relación causal entre el testimonio de violencia doméstica y el desarrollo de rasgos psicopáticos, dijeron los científicos. Las investigaciones futuras, llevadas a cabo durante períodos más largos de tiempo, deberían examinar cómo el testimonio de la violencia doméstica en la niñez puede contribuir o agravar el desarrollo de rasgos psicopáticos, dijeron los investigadores.

 

FUENTE: LiveScience

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimanía. 


#violencia #antisocial #familia #psicopatia
Compartir Twittear Compartir