Estudio: Pedófilos tendrían más capacidad de inhibición que quienes no lo son

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
27 de Octubre de 2016 a las 15:33
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Pedófilos tendrían más capacidad de inhibición que quienes no lo son

Un grupo de científicos de la Universidad de Duisburg-Essen en Alemania ha utilizado resonancia magnética para escanear cerebros de personas que han cometido actos de pedofilia. El estudio fue publicado en la revista Human Brain Mapping.

Los psicólogos clínicos estudiaron a 40 hombres que habían abusado de niños, a 37 hombres que admitieron tener atracción sexual hacia niños prepúberes, pero sin antecedentes de violencia sexual y 40 sujetos control. Se midió su tiempo de reacción ante estímulos, su toma de decisiones y el estado de alerta. La diferencia parece estar en su capacidad de inhibición.

Los resultados indican que "los pedófilos, en general, no son más impulsivos. Al contrario, aquellos que tenían atracción por niños pero que nunca habían cometido actos de violencia contra ellos, tenían más actividad en las áreas de inhibición que los sujetos controles".

El Dr. Christian Kaergel, autor del estudio, dice que la investigación muestra que los pedófilos que nunca han abusado de un niño son fundamentalmente diferentes a los que sí han cometido actos de violencia.

"En la comunidad, la pedofilia es a menudo sinónimo de abuso de menores, pero es evidente que la pedofilia no es ni necesaria ni condición suficiente para que uno se vuelva un abusador infantil", explica Kaergel.

"Esto significa que no todos los individuos con un diagnóstico de pedofilia cometen delitos sexuales contra niños, al igual que muchas personas que cometen delitos sexuales contra niños, no son pedófilos. Nuestro hallazgo subraya la importancia de distinguir entre la práctica delincuencial de pedofilia y la atracción sexual hacia los niños como una entidad clínica diferente".

Creemos que estos resultados son importantes ya que la única forma de saber si alguien es agresor es, pues, la evidencia del acto de violencia (física-sexual, psicológica, verbal o social). Todos tenemos rasgos de personalidad y atracciones que se han ido desarrollando con el tiempo, pero no todos actuamos según eso y esa es la principal diferencia entre un agresor y alguien que no lo es. Además, es importante que entendamos que detrás de un acto de agresión no siempre existe una enfermedad o trastorno mental. Las condiciones psiquiátricas o psicológicas no son la causa de la agresión, sino más bien un entorno que lo permite.

 

FUENTE: IFL Science


#impulsividad #pedofilia
Compartir Twittear Compartir