Estudio: Pobreza se asocia a cambios en el ADN y la depresión

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
25 de Mayo de 2016 a las 08:23
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Pobreza se asocia a cambios en el ADN y la depresión
Internet

Mediante el análisis de cerebros de un grupo de adolescentes, investigadores de la Universidad de Duke han encontrado que los que crecen en hogares con menor nivel socioeconómico, tienen mayores cantidades de un marcador químico en un gen relacionado con la depresión, SLC6A4. El estudio se publica en Molecular Psychiatry.

Este tipo de etiquetas epigenéticas (cambios del ADN causados por el ambiente) pueden alterar la actividad de nuestros genes, y en este caso, los investigadores encontraron que aumentó la respuesta de “lucha o huida” de los adolescentes. Esa respuesta es controlado por un área del cerebro llamada la amígdala, y el equipo encontró que los participantes con una amígdala más activa eran más propensos a desarrollar síntomas de depresión más adelante.

"El mayor factor de riesgo que tenemos actualmente para la depresión es una historia familiar de la enfermedad", dijo un miembro del equipo, psiquiatra y científico del comportamiento Douglas Williamson. "Nuestro nuevo trabajo revela uno de los mecanismos por los que tal riesgo familiar se manifiesta o se expresa en un determinado grupo de individuos vulnerables durante la adolescencia".

Los participantes en el estudio (132 caucásicos no hispanos de edades comprendidas entre los 11 y 15 años de edad), provenían de hogares que van de menor a mayor nivel socioeconómico. Se les mostraron fotografías de rostros de aspecto asustado, y se les sometieron a exámenes de resonancia magnética funcional del cerebro. El equipo encontró que los adolescentes de un entorno caracterizado por la pobreza mostraron niveles más bajos de transporte de serotonina en el gen SLC6A4, y por lo tanto mayor capacidad de reacción a amenazas y riesgos percibidos.

Los adolescentes fueron monitoreados durante el transcurso de tres años, y no se encontraron los de mayor actividad de la amígdala a ser más probabilidades de presentar síntomas de depresión con el paso del tiempo, sobre todo si tenían una historia familiar de depresión.

El equipo de la Universidad de Duke A estudia la actividad en torno SLC6A4, en busca de otras pruebas de marcadores biológicos que podrían estar vinculados a la depresión. La esperanza es que, un día, exista mayor entendimiento sobre la depresión para formar estrategias personalizadas de prevención. 

Por supuesto, el tratamiento alternativo, la erradicación de la pobreza, es también un objetivo merece la pena aspirar.

 

FUENTE: Science Alert


#pobreza #depresion
Compartir Twittear Compartir