Estudio: Tratamiento con vitamina D ayudaría a reducir riesgo de autismo

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
23 de Marzo de 2017 a las 08:34
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Tratamiento con vitamina D ayudaría a reducir riesgo de autismo
Foto: Etapa Infantil

Un grupo de investigadores ha encontrado que los tratamientos de vitamina D durante el embarazo parecen prevenir el desarrollo de autismo en ratones, y ahora están planeando investigar si se pueden lograr efectos similares en humanos usando suplementos de vitamina D. El estudio se publicó en Molecular Autism.

"Nuestro estudio usó modelos de ratones que se comportan de forma anormal y muestran déficit en interacción social, aprendizaje básico y comportamientos estereotipados", dice Darryl Eyles, de la Universidad de Queensland, Australia. "Encontramos que las hembras embarazadas tratadas con vitamina D activa (una forma diferente a los suplementos) en el equivalente del primer trimestre del embarazo, produjeron hijos que no desarrollaron estos déficits".

Dado que los Trastornos del Espectro Autista (TEA) son condiciones complejas, encontrar una forma de prevenirlo es importante. Ya se sabía que la deficiencia de vitamina D durante el embarazo se ha relacionado con una serie de condiciones físicas y psicológicas como la esquizofrenia, el asma y la densidad ósea reducida. Además, un estudio de 2008 realizado por investigadores suecos, halló que la prevalencia de autismo y trastornos relacionados era de tres a cuatro veces mayor entre los inmigrantes somalíes en Estocolmo que los no somalíes.

Y esto no sucedía debido a que los somalíes estuvieran genéticamente predispuestos a la condición (de hecho, parecía lo contrario). Al parecer, la tasa inusualmente alta de TEA en los inmigrantes somalíes se debió al hecho de que estaban recibiendo menos sol en sus nuevas casas que en su país natal, lo que habría reducido sus niveles de vitamina D.

El equipo trató a las hembras embarazadas con la forma hormonal activa de la vitamina D, y probaron el comportamiento de las crías a medida que se desarrollaban. Los estudios conductuales, las pruebas de laberinto, las interacciones sociales, el condicionamiento del miedo y las actividades de enterramiento de mármol se tomaron en cuenta para evaluar la ansiedad de las crías, la sociabilidad, el comportamiento estereotipado (movimientos repetitivos como el ritmo y el balanceo) y el aprendizaje emocional y la memoria. No encontraron signos de comportamientos que estuvieran vinculados al TEA en ninguno de los ratones.

El equipo también refutó una hipótesis de por qué los niveles más bajos de vitamina D parecen estar relacionados con un mayor riesgo de autismo: no encontraron pruebas de que la vitamina tenía un efecto antiinflamatorio protector durante el desarrollo del cerebro en el útero. Por supuesto, tratar de replicar los resultados en los seres humanos va a ser complicado. Por un lado, la hormona activa de vitamina D utilizada por el equipo no se puede administrar a mujeres embarazadas, ya que podría arriesgar el desarrollo esquelético del feto.

"Esta nueva información nos permitirá investigar más a fondo la dosis ideal y el momento de la suplementación con vitamina D para las mujeres embarazadas", explica Wei Luan, otro del equipo.

FUENTE: ScienceAlert


#autismo #vitamina d
Compartir Twittear Compartir