¿Existe realmente el libre albedrío?

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimaníaco Invitado
24 de Agosto de 2015 a las 11:39
Compartir Twittear Compartir
¿Existe realmente el libre albedrío?

Puede que te parezca que estás en control de tus acciones, ¿pero no se tratará de una ilusión? Un controversial experimento, realizado en 1983, por Benjamin Libet desató una controversia porque demostró que nuestra sensación de libre albedrío podría ser una ilusión.

El experimento de Libet tiene tres componentes vitales: una elección, una medición de la actividad cerebral y un reloj. La elección es mover el brazo izquierdo o el derecho. A los participantes se les instruye a "dejar que el impulso (de hacer el movimiento) aparezca por sí solo en cualquier momento, sin ninguna planificación previa o sin tener que concentrarse sobre cuando actuar".

El tiempo exacto en el que uno hace el movimiento queda registrado al activarse los músculos del brazo. La medición de la actividad cerebral se hace por medio de electrodos sobre el cuero cabelludo. Cuando los electrodos se colocan por encima de la corteza motora una señal eléctrica distinta aparece entre la derecha y la izquierda, al planificar y ejecutar el movimiento en cualquiera de los dos lados.

 

 

albedrio 2

bbc

 

 

El reloj está especialmente diseñado para permitir que los participantes perciban cambios de menos de un segundo y consiste de un solo punto que se desplaza dando vueltas a la circunferencia cada 2,56 segundos. Esto significa que al reportar la posición se está reportando el tiempo.

Mezclando esos ingredientes, Libet realizó una medición crucial extra. Les pidió a los participantes reportar, utilizando el reloj, el punto exacto cuando tomaron la decisión de hacer el movimiento. Y así fue en el experimento de Libet, en el que menos de un segundo antes de que los participantes se movieran un cambio probado podía quedar registrado utilizando los electrodos.

Sin embargo, los participantes reportaron su decisión de hacer el movimiento entre el cambio eléctrico en el cerebro y el movimiento real. El registro de electrodos mostró que, en cierto sentido, la decisión ya había sido tomada antes de que los participantes estuviesen conscientes de ejecutarla. Las señales del cerebro estaban cambiando antes de que ocurriese la experiencia subjetiva de tomar una decisión.

 

 

albedrio 3

bbc

 

 

Parte de la atracción del experimento de Libet se debe a dos intuiciones dominantes que tenemos acerca de la mente. Sin estas intuiciones el experimento no parecería tan sorprendente.

La primera intuición es la sensación de que nuestra mente es una cosa separada de nuestro ser físico, un dualismo natural que nos empuja a creer que la mente es un lugar puro, abstracto, libre de limitaciones biológicas.

La segunda intuición generalizada, que nos deja sorprendidos por el experimento de Libet, es la creencia de que conocemos nuestra propia mente, que nuestra experiencia subjetiva de tomar decisiones es un reporte exacto de cómo se tomó esa decisión.

La sensación de decidir en el experimento de Libet podría ser una completa ilusión. Quizás la verdadera decisión está hecha de alguna forma "por nuestro cerebro" o tal vez simplemente sea que la sensación de decidir está atrasada con respecto a nuestra decisión real. Solo porque reportamos erróneamente el momento de la decisión no quiere decir que no estuvimos íntimamente involucrados en tomarla, en el sentido significativo que eso pudiese tener.

Sin embargo, el experimento continúa inspirando discusión y generando nuevos pensamientos sobre la manera en que nuestra libertad tiene sus raíces en nuestro cerebro.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir