Investigadores logran implantar recuerdos falsos en cerebros de personas

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
7 de Julio de 2016 a las 22:21
Compartir Twittear Compartir
Investigadores logran implantar recuerdos falsos en cerebros de personas
mejorandolamemoria

Investigadores japoneses han desarrollado un truco para implantar falsas visiones en los cerebros de las personas. El estudio fue publicado en Current Biology, donde los científicos revelan la forma en que fueron capaces de lograr este efecto sin comprometer activamente con los pensamientos de sus sujetos.

El investigador principal, Takeo Watanabe, explicó que este simple ejercicio de “lavado de cerebro” podría conducir a nuevos tratamientos para trastornos cognitivos tales como la depresión y el autismo, ya que se lograría fortalecer ciertas conexiones saludables y borrar otras menos deseables.

Watanabe y su equipo escanearon la actividad cerebral de un grupo de voluntarios a los que se les pidió que se concentraran mirando una pantalla en las que se mostraban imágenes con barras blancas y negras, a la vez que se les pedía que se concentraran en algo concreto para tratar de controlar su actividad cerebral.

Este proceso se repitió durante varias semanas, durante las cuales a algunos de los voluntarios se les estimuló diversas áreas del cerebro con una luz roja.  Cuando se les pidió que dijeran qué les sugerían esas imágenes de barras blancas y negras, algunos de los voluntarios respondieron que una cebra. Pero aquellos que habían recibido el estímulo lumínico, respondieron que al color rojo, cuando esta tonalidad no aparecía en ninguna de ellas.

En el proceso, sin saberlo, ellos mismos se condicionaron para asociar las líneas blancas y negras con este tipo de actividad cerebral típica del color rojo. El día después de completar esta tarea de aprendizaje asociativo intenso, a los voluntarios se les mostró una serie de patrones de línea de rallado de diferentes colores y se les pidió que describieran qué colores vieron. Los que habían sido más exitosos en la primera parte del experimento eran más propensos a percibir estas líneas como rojas, incluso cuando no lo eran. Lo más sorprendentemente fue que este efecto perdurara 5 meses más tarde.

Hay, por supuesto, un largo camino por recorrer antes de que este tipo de engaño mental pueda tener un uso práctico, aunque Watanabe espera que un día se pueda utilizar para ayudar a las personas con actividad cerebral alterada a corregir patrones asociados con la depresión o el autismo.

 

FUENTE: Stat news, QUO


#memoria
Compartir Twittear Compartir