La ciencia del miedo: 8 cosas que no sabes de tus peores temores

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
16 de Enero de 2017 a las 16:54
Compartir Twittear Compartir
La ciencia del miedo: 8 cosas que no sabes de tus peores temores
Foto: Internet

La ABC ha realizado una lista de curiosidades sobre el miedo, aquí un resumen de los hallazgos más importantes:

¿Por qué tenemos miedo?

El miedo aparece cuando evaluamos una situación como amenazante o que sobrepasa nuestros recursos de combatirla. En un estudio publicado en Nature Neuroscience llevado a cabo con ratas, encontraron que al parecer, en la amígdala, la parte del cerebro que procesa el miedo, hay una minoría de neuronas muy temerosas, a las que cualquier señal del entorno les lleva a transmitir una señal de pánico.

¿Por qué el miedo nos paraliza?

Cuando detectamos la amenaza, nos quedamos quietos para hacer una evaluación de lo que tenemos que hacer. Esta sensación puede ser como paralizante o nos hace sentir como que perdemos la respiración parece ser una respuesta defensiva de inmovilidad, que es una constante con pocas variaciones en todas las especies de mamíferos, incluida la nuestra. Se caracteriza por el cese del movimiento voluntario y el incremento del tono muscular.

El miedo es aprendido

En 1920 se demostró que el miedo se aprende mediante un experimento del psicólogo conductista James Watson y Rosalie Rayner, en la Universidad Universidad Johns Hopkins. El experimento consistía en condicionar a un niño llamado Albert, de 11 meses para que desarrolle miedo a las ratas. Cada vez que aparecía la rata, los investigadores hacían un fuerte ruido que asustaba al niño. Al final, Albert empezó a temer a la rata con la que antes se divertía. En 2014, una investigación publicada en Science explicó que sucede lo mismo en el cerebro.

¿Para qué sirve el miedo?

El miedo es útil para sobrevivir, ya que nos mantiene alejados de los peligros, aunque si el miedo se vuelve un trastorno de ansiedad podría paralizarnos y bloquearnos.  

¿Se puede quitar el miedo?

A pesar de que en psicoterapia se utilizan técnicas de exposición para aliviar el miedo, investigadores de la Universidad de Cambridge, Japón y EE.UU han descubierto una manera de eliminar inconscientemente, y sin esfuerzo, un recuerdo de miedo del cerebro utilizando una combinación de inteligencia artificial y técnicas de escáner cerebral. Un equipo internacional ha desarrollado un método para "leer" e identificar un recuerdo asociado al miedo en humanos utilizando una nueva técnica llamada 'Neurofeedback Decodificado', que no es invasiva.

¿Se puede cambiar el miedo por alegría?

Esto se ha logrado en ratones. Una investigación publicada en Nature, realizada por el premio nobel Susumo Tonegawa logró cambiar la sensación de miedo asociada a un suceso por otra placentera. Esto se logró haciendo uso de una técnica llamada optogenética, por la cual con un click de luz láser se logró activar un grupo de neuronas en el cerebro de ratones.

¿Nos gusta sentir miedo?

Sí, pero solo cuando se da en un contexto de seguridad, como cuando vemos una película de terror. La adrenalina liberada podría ser la responsable de que hasta un 60% de los que ven una película de terror repitan experiencia. Sim embargo, Glenn Sparks, director asociado de la Escuela de Comunicación Brian Lamb de la Universidad de Purdue, explica que “no hay ninguna evidencia empírica de que la gente realmente disfrute de la experiencia emocional del miedo. En cambio, sí la hay de que las personas están disfrutando de otras cosas que van junto con esta experiencia aterradora que ven en el cine”. En el caso de las películas, después de la excitación fisiológica que provoca la película de miedo, cualquier emoción positiva que experimentamos se intensificará.

Aromaterapia para combatir el miedo

Estudios de la Facultad de Medicina de la Universidad del Noroeste (Chicago) afirman que mientras dormimos podemos combatir el miedo, si asociamos previamente un olor a una situación temida y sometemos a las personas a una sesión de aromaterapia con ese mismo olor, mientras duermen. Durante el sueño, las ondas lentas harían que el temor ceda. Esta técnica no serviría para sustituir la clásica terapia de exposición pero ayuda a mejorar el resultado.

 

FUENTE: ABC


#miedo
Compartir Twittear Compartir