La ciencia explica: ¿Por qué siempre tenemos espacio para el postre?

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
31 de Julio de 2015 a las 10:04
Compartir Twittear Compartir
La ciencia explica: ¿Por qué siempre tenemos espacio para el postre?

Un nuevo estudio de investigación explica los mecanismos detrás de comer en exceso y arroja alguna luz sobre por qué sucede esto tan a menudo. Los resultados han sido publicados en Cell Reports.

 

Al parecer, todo se reduce a una hormona llamada GLP-1 (péptido similar al glucagón tipo 1), que se cree que desempeña un papel en la obesidad. Investigadores de la Universidad de Rutgers en los EE.UU. fueron capaces de demostrar que el aumento de los niveles de GLP-1 detuvo a un grupo de ratones de comer más de lo que necesitaban. Cuando se suprimió la GLP-1, los animales comieron por encima y más allá de sus necesidades calóricas normales para el día.

 

 

exceso 2

peru.com

 

 

Se encontró que el GLP-1 bloquea la producción de dopamina, un neurotransmisor que los científicos creen alienta al cuerpo para seguir haciendo lo que está haciendo actualmente. Existen vínculos entre la dopamina y los alimentos grasos, pero el GLP-1 detiene este proceso. En otras palabras, el GLP-1 se interpone en el camino del sistema de recompensa del cerebro.

 

A los ratones se les dio acceso a alimentos que se asemejaban a una dieta normal y alimentos que eran altos en grasa. Los investigadores utilizaron un módulo sintético para introducir GLP-1 en algunos de los ratones, y encontraron que los que no recibieron el impulso eran más propensos a seguir comiendo.

 

Como los sistemas digestivos de los ratones son similares a los nuestros, los resultados del estudio podrían ayudar a tratar la obesidad y comer en exceso. También podría ayudar a explicar cómo el sistema digestivo está vinculado al cerebro.

 

"Comer en exceso, lo que provoca la obesidad, puede ser considerado una adicción a la comida, un trastorno neuropsiquiátrico", explica Zhiping Pang, dijo en un comunicado de prensa. "Saber  cómo el sistema nervioso central regula el comportamiento de la ingesta de alimentos a través de GLP-1 de señalización, podríamos ser capaces de proporcionar una terapia más específica con menos efectos secundarios".

 

 

FUENTE: Science Alert 


Compartir Twittear Compartir