Los estereotipos de género sobre la inteligencia se manifiestan en los niños desde los 6 años

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
26 de Enero de 2017 a las 14:32
Compartir Twittear Compartir
Los estereotipos de género sobre la inteligencia se manifiestan en los niños desde los 6 años
Foto: Getty Images

"Hay mucha gente en el lugar donde trabajo, pero hay una persona que es realmente especial. Esta persona es muy, muy inteligente. Esta persona se da cuenta de cómo hacer las cosas rápidamente y da con las respuestas mucho más rápido y mejor que nadie. Esta persona es muy, muy inteligente".

Lin Bian es una psicóloga de la Universidad de Illinois, que leyó esta historia a 240 niños de entre 5 y 7 años. Después les mostró fotos de cuatro adultos (dos hombres y dos mujeres) y les pidió adivinar cuál era el protagonista de la historia. También les dio dos pruebas más: una en la que tenían que adivinar qué adulto en un par era "realmente, realmente inteligente", y otro donde tenían que igualar atributos como "inteligente" o "agradable" a las fotos de hombres y mujeres desconocidos.

Los resultados de su experimento, publicado en Open Science Framework, revelan que en los niños de 5 años, tanto los niños como las niñas asociaban la inteligencia con su propio género. Pero entre los 6 o 7 años, solo los varones mantuvieron en esa posición. En una edad en que las niñas tienden a superar cognitivamente a los niños en la escuela (y cuando los niños en general muestran grandes sesgos positivos hacia su género), las chicas se vuelven menos propensas que los chicos a atribuir inteligencia a su propio género. Bian también encontró que las chicas se interesaban menos en los juegos destinados a niños "realmente inteligentes".

El estereotipo de que la inteligencia y el genio son rasgos masculinos es común entre los adultos. En varias encuestas, los hombres clasifican su inteligencia más favorablemente que las mujeres, y en un estudio reciente de estudiantes de licenciatura en biología, los hombres sobrevaloraron las habilidades de los estudiantes varones por encima de las mujeres que eran igualmente hábiles.  Pero el estudio de Bian muestra que las semillas de este sesgo pernicioso se plantan a una edad muy temprana.

"Es un excelente, importante y bien diseñado experimento", dice Alison Gopnik de la Universidad de California, Berkeley, que estudia las mentes de los bebés y los niños. "El patrón que reporta es coherente con otros estudios que muestran la aparición de estereotipos de género alrededor de los 6 años". Estas diferencias pueden tener consecuencias duraderas. En 2015, los colegas de Bian Sarah-Jane Leslie y Andrei Cimpian demostraron que en muchos campos académicos, como la física, las matemáticas y la filosofía, la gente cree que el éxito depende del "talento innato" que "no se puede enseñar".

Además, el equipo encontró que cuanto mayor era el énfasis en este mensaje de "inteligencia innata", menos doctorado femenino había, y mayor era la brecha de género. Y esto no ocurre debido a diferencias reales de aptitud, sino a un doble golpe de los estereotipos (que los hombres son más propensos a ser inteligentes) que crea una atmósfera que hace que las mujeres se sientan incómodas y excluidas.

En el experimento, Bian le ofreció a 160 niños la oportunidad de jugar dos nuevos juegos, uno para niños "que son realmente, realmente inteligentes" y otro para aquellos que "son trabajadores". A la edad de 5 años, las niñas y los niños estaban igualmente atraídos por ambos juegos. Pero a los 6 años o más, las chicas estaban menos interesadas que los chicos en el juego de niños inteligentes. "Pasan de ser muy entusiastas a decir: 'Oh, no quiero jugar, esto no es un juego para mí'", cuenta Bian. "El estereotipo tiene un impacto inmediato", añade. "A largo plazo, alejará a muchas mujeres jóvenes de carreras que se cree que requieren más inteligencia".

"Desafortunadamente, esto revela otro obstáculo en los esfuerzos para reclutar más mujeres y niñas en STEM", dice Sarah Eddy de la Universidad Internacional de la Florida. "No solo tenemos que romper el estereotipo 'la ciencia es masculina', sino que ahora también tenemos que romper el estereotipo de" inteligencia es masculina".

¿Por qué ocurren estas creencias? No tiene nada que ver con la capacidad real. A esa edad, las chicas tienden a superar a sus compañeros masculinos, y las chicas del estudio de Bian lo sabían. Cuando les mostraron fotos de cuatro niños y se les pidió que adivinen quién obtuvo las mejores calificaciones, las chicas mayores eran más propensas a escoger niñas. "Todos estuvieron de acuerdo en que las chicas eran mejores en la escuela, pero eso no parecía importar", dice Bian.

¿Por qué sucede esto? "Eso es algo que estamos investigando", explica Bian, "y la respuesta no será simple. Puede tener que ver con los padres. Los padres tienden a pensar que sus hijos son más brillantes que sus hijas, y son 2,5 veces más propensos a hacer una búsqueda en Google sobre las aptitudes de sus hijos que de sus hijas. Los profesores podrían ser otra fuente de estereotipos, así como los personajes de las películas que ven y los libros que leen”.

"Tenemos que presentar más ejemplos de mujeres brillantes a niñas y niños de cinco años para ayudarles a evitar el desarrollo de esta asociación", explica Eddy. "Existen mujeres brillantes, como Rosalind Franklin, Shirley Jackson, Ada Lovelace, Marie Curie y Katherine G. Johnson, cuya historia se populariza en la película (próxima a estrenarse en Perú) Hidden Figures. Tenemos que hablar de ellas más".

"También podemos enfatizar la importancia del trabajo duro y el esfuerzo, además de la brillantez", dice Bian. Psicólogos como Carol Dweck han demostrado que muchos grupos desfavorecidos, incluyendo estudiantes pobres y personas de color, sufren desproporcionadamente por la creencia de que la inteligencia es innata y fija.

Pero Sapna Cheryan, de la Universidad de Washington, en el estudio de Bian, los niños de 5 años tenían una especie de arrogancia de género, que persistió en los chicos pero desapareció en las chicas. "¿Queremos una sociedad donde cada género piense que es el más inteligente, o queremos una donde los niños y las niñas piensen que los géneros son igualmente inteligentes?" pregunta. "Si este último, entonces deberíamos intentar cambiar la creencia de los niños con mayor énfasis y no solo trabajar con las niñas. Como sociedad debemos averiguar lo que valoramos antes de concluir que son las chicas las que necesitamos cambiar", finaliza.

 

Artículo de Ed Yong para The Atlantic


#inteligencia #genero #estereotipos
Compartir Twittear Compartir