Neuralink: Los problemas éticos de la creación de una interfaz cerebro-máquina

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
4 de Mayo de 2017 a las 08:33
Compartir Twittear Compartir
Neuralink: Los problemas éticos de la creación de una interfaz cerebro-máquina
Imagen: internet

Neuralink, una interfaz cerebro máquina de ancho de banda ultra alto, que está desarrollando Elon Musk podría ser una mala idea.

Este dispositivo podría alterar fundamentalmente cómo concebimos lo que significa ser humano y cómo nos comunicamos e interactuamos con nuestros semejantes. Pero ¿qué es exactamente Neuralink? Neuralink es una compañía comprada por Elon Musk, y está desarrollando una "interfaz cerebral total", esencialmente una red de pequeños electrodos conectados al cerebro, algo que la compañía prevé nos permitirá comunicarnos de forma inalámbrica con el mundo.

Una consecuencia de esto es que nos permitiría estar conectados a nivel biológico a Internet y de alguna manera vamos a depender de la máquina y cualquiera podría tener acceso a nuestras funciones vitales.

Sin embargo, hay una serie de obstáculos tecnológicos entre Neuralink y su objetivo final. El resultado sería una "interfaz de todo el cerebro" tan completa, sin fricción, bio-compatible y poderosa que se sentiría como parte de la corteza cerebral, y los sistemas límbico y nerviosos centrales.

Un interfaz de este tipo daría al cerebro la capacidad de comunicarse sin hilos con la nube, con las computadoras, y con los cerebros de cualquier persona que tenga una interfaz similar en su cabeza. Este flujo de información entre el cerebro y el mundo exterior sería tan fácil que sentiría lo mismo que pensar.

Pero si eso suena extraordinario, también lo son los problemas potenciales. En primer lugar, Neuralink no es como poner un implante en la cabeza diseñado para manejar ataques epilépticos, o un marcapasos para el corazón. Esto sería una cirugía ejecutada en personas sanas con propósitos no médicos. Legal y éticamente tiene sus controversias.

En segundo lugar, Neuralink es esencialmente un sistema de comunicaciones, y se enfrentará a cuestiones éticas por la regulación y control de la información.  Esto, obviamente, abre un conjunto masivo de preguntas que van mucho más allá de los obstáculos técnicos. También está la cuestión de la seguridad. Si hemos aprendido una cosa de esta era, es que "inteligente" también significa explotable.

Estas nuevas tecnologías abren un campo para la intersección de la ley, la filosofía, la tecnología y la sociología. Vamos a plantear preguntas nuevas sobre lo que implica ser humano y nos enfrentaremos a  problemas complejos. Por ello, es importante que desde ahora tomemos consciencia de lo que significa crear una interfaz cerebro-máquina de este tipo.

 

FUENTE: ScienceAlert


#cerebro #elon musk #interfaz #neuralink #maquina
Compartir Twittear Compartir