Neurocientífico argentino: “Al cerebro solo le importa mantenerse vivo”

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
1 de Julio de 2015 a las 13:52
Compartir Twittear Compartir
Neurocientífico argentino: “Al cerebro solo le importa mantenerse vivo”

El argentino Estanislao Bachrach publicó el pasado 4 de junio un libro titulado “El Cambio”. La peculiaridad de esta publicación es que se basa en conceptos neurológicos y en publicaciones científicas sobre cerebro y conducta, no es otro libro de autoayuda.

Para el autor, más que una guía, el libro ofrece un conjunto de herramientas que a él le sirvieron y

¿Cómo se hace eso de pensar distinto?

El trabajo es en primer lugar creer que eso es posible y luego querer cambiar, porque esto no es una obligación ni un deber. Ese querer tiene que ver con un trabajo de introspección: ¿estoy seguro de que quiero esto? ¿Este es mi deseo? ¿Esto es lo que quiero cambiar? También hay que tener en cuenta que va a llevar tiempo y esfuerzo y que te vas a equivocar. Cuando la gente es consciente de que el proceso es doloroso, ya le duele menos. Sin embargo, cuando se tienen fantasías de que es fácil cambiar, al primer dolor pequeño, renuncian.  ¡Vva a doler! ¿Y qué? Lo importante es que cuando termine el proceso vamos a estar mejor.

¿Cuál cree que es el paso más difícil para conseguir estar mejor?

Para los adultos, lo más difícil es creer que es posible. Creer... En general nuestra vida está arruinada por nuestros padres (se ríe), por la famosa frase de “no puedes. Hay muchas experiencias científicas que demuestran que si tú no crees que puedes, no puedes.

 

 

argentino 2

Foto: CLANACION

 

 

Una vez que inicias este proceso, ¿cuáles son los principales enemigos?

El principal es que primero vas a sentir dolor y que la gente tiende a abandonar ante el dolor. También está científicamente comprobado que una gran autocrítica retrasa el cambio: a mayor autocrítica menos cambio en tu vida. La gente suele castigarse mucho y eso no promueve el cambio, todo lo contrario. El cerebro se asusta y dice, «no cambiemos entonces». Además hay un miedo al fracaso, hay un miedo a que te dejen de querer por ser un poco diferente... Hay muchas cosas a tener en cuenta, pero creo que vale la pena. Entiendo que hay situaciones muy difíciles, pero bueno, no hago magia.

 

Entonces, ¿nunca es tarde para intentarlo?

Yo diría que nunca es tarde para cambiar cuando se trata del cerebro. Ahora, si yo a los 70 quiero ser el número uno del tenis, ya no puedo. Pero la ciencia demuestra que el cerebro es mucho más plástico de lo que se pensaba de adultos, que aún es moldeable. Aunque eso no quiere decir que sea fácil, quiere decir que es posible, que ya es muy bueno. Por eso este es un libro de buenas noticias, digamos.

 

¿Qué ventajas tiene la aproximación científica para este tipo de problemas?

Para ser sincero, ninguna. Las usé porque son las que conozco, porque son las que estudié, las que utilizo y me han funcionado, pero soy un biólogo que ha dejado de lado la soberbia del científico. No creo que porque algo sea científico sea mejor, aunque quizás la sociedad lo vea así. Esto es lo que sé hacer, en lo que me he formado. Pero hay personas que me dicen, «yo voy a la iglesia, y me ayuda a cambiar», o «yo hago yoga y me ayuda a cambiar». Perfecto, son otras formas diferentes, no peores. Y creo que muchas veces son complementarias.

 

¿Hasta qué punto son útiles o incluso pueden resultar peligrosos los libros de auto ayuda?

Yo creo que no tiene peligro si uno maneja bien sus expectativas. Hay distintas miradas sobre cómo es la vida y cómo funciona el mundo, y si uno lee, escucha, o trabaja sus expectativas y sabe cómo utilizar estas herramientas, creo que no hay peligro. Pero si uno se aferra a algo, es peligroso. O si uno dice «tú me vas a cambiar la vida», también es peligroso.

 

¿Entonces el fracaso, más que un enemigo, es un aliado?

Obvio, lo que pasa es que vivimos en una sociedad donde el fracaso es malo, porque la sociedad es muy resultadista, muy «exitista». Y cuando se trata de personas y cerebro, si piensas en términos de resultados, lo tienes complicado. Porque el cerebro funciona en modo prueba y error. Si tú le propones hacer algo diferente, o cambiar, se va a equivocar, y no porque sea tonto, sino porque está aprendiendo. Cambiar es sinónimo de aprender. El tema es cómo volver a levantarse rápido para seguir insistiendo y no abandonar rápido.

 

 

FUENTE: ABC


Compartir Twittear Compartir