Otra razón científica para tomar una siesta durante el trabajo

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
3 de Julio de 2015 a las 14:17
Compartir Twittear Compartir
Otra razón científica para tomar una siesta durante el trabajo

La falta de sueño está vinculada a la enfermedad de Alzheimer, depresión, problemas de memoria, y cáncer, y mientras una siesta no nos hace recuperar completamente las horas de sueño perdido perdidas, los científicos están de acuerdo en que una siesta puede hacer maravillas.

 

En estudios anteriores se ha demostrado que las siestas pueden mejorar el sistema inmunológico, aportar energía y mejorar el estado de ánimo y la función cognitiva. Ahora, un nuevo estudio publicado en Personality and Individual Differences de la Universidad de Michigan vincula las siestas durante las horas de vigilia a un mejor control emocional.

 

La falta de sueño se ha relacionado con el aumento de las respuestas impulsivas a obstáculos frustrantes y niveles de inteligencia emocional y el pensamiento constructivo disminuido. En pocas palabras, los estudios demuestran que mientras más tiempo pasan las personas mayores despiertas, menor es la posibilidad de que el cerebro pueda regular sus respuestas emocionales.

 

 

siesta 2

Foto: DEPRO

 

 

Durante el reciente estudio de la Universidad de Michigan, los investigadores encontraron que una siesta podía aumentar la tolerancia a la frustración y disminuir los sentimientos de impulsividad en los participantes.

 

Los investigadores pidieron a los participantes realizar diversos ejercicios de comportamiento basados en informática y responder a preguntas acerca de su sueño, estado de ánimo, e impulsividad. Luego vieron un documental sobre la naturaleza durante 60 minutos o se les permitió tomar una siesta de una hora de duración. Luego, repitieron las tareas de la computadora.

 

Los investigadores encontraron que los participantes que no durmieron la siesta estaban menos dispuestos a soportar una tarea frustrante irresoluble y reportaron sentirse más impulsivos, mientras que los que hicieron siesta mostraron una mayor tolerancia a la frustración y reportaron sentirse menos impulsivos.

 

"Estos hallazgos sugieren que la siesta puede ser una estrategia eficaz para contrarrestar las consecuencias emocionales negativas, incluyendo aumento de la impulsividad y la disminución de la capacidad para tolerar la frustración que puede ocurrir a medida que aumenta la vigilia durante todo el día", escribieron los autores del estudio.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir