¿Por qué pensar en la muerte cambia nuestra perspectiva?

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
9 de Febrero de 2016 a las 11:10
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué pensar en la muerte cambia nuestra perspectiva?

La idea de morir es algo que ronda nuestra cabeza de tiempo en tiempo. Cuando alguien cercano muere, nos quedamos absortos cuestionando el significado de nuestra vida y qué significa para nosotros dejar de existir. Jonathan Jong de la Coventry University escribe un interesante artículo para la BBC, aquí tienes un resumen:

 

En muchos estudios sobre la muerte, los científicos encuentran que nos molesta más la idea de perder a nuestros seres queridos que nuestra muerte en sí. Dichos estudios también muestran que nos preocupa más el proceso de la muerte (el dolor y la soledad involucrados) que el final de la vida en sí. Cuando se nos pregunta si tenemos miedo de morir, solemos negarlo.

Para comprender por qué negamos nuestro miedo a la muerte, se han hecho más de 200 experimentos psicológicos en el que se instruye a los participantes a imaginarse su propia muerte. El primer estudio de este tipo se llevó a cabo en los Estados Unidos en jueces de tribunales municipales, a quienes se les pidió fijar una fianza en un caso hipotético. Se encontró que los jueces que previamente habían imaginado su propia muerte ponían tazas de fianza en promedio más altas que las personas que no.  

Además de hacernos más punitivos, pensar en la muerte también aumenta nuestro sesgo nacionalista, nos hace más prejuicios contra otros grupos raciales, religiosos y de edad. Recordar que podemos morir fortalece nuestros lazos con los grupos a los que pertenecemos, en detrimento de los que son diferentes a nosotros.

Recordar la muerte también afecta nuestras creencias políticas y religiosas de una manera interesante. Por un lado, nos polarizan: los liberales políticos se hacen más liberales mientras que los conservadores se vuelven más conservadores. Del mismo modo, las personas religiosas tienden a hacer valer sus creencias más fervientemente mientras que las personas no religiosas las desaprueban más. Por otra parte, estos estudios también han encontrado que pensar en la muerte nos hace más proclives a suscribirnos a creencias religiosas conservadoras. Algunos investigadores afirman que esto podría explicar el cambio de política de Estados Unidos hacia la derecha después del 9/11.

Pero ¿por qué sucede esto? Según muchos teóricos, recordar la muerte nos obligan a buscar la inmortalidad. Muchas religiones ofrecen una inmortalidad literal, pero nuestras afiliaciones seculares (como nuestros estados nacionales y grupos étnicos) nos pueden proporcionar la inmortalidad simbólica. Estos grupos y sus tradiciones son una parte de lo que somos, y nos sobreviven. La defensa de nuestras normas culturales puede aumentar el sentido de pertenencia y ser más punitivos con las personas que violan las normas culturales es síntoma de esto.

En consonancia con esta interpretación, los investigadores también han encontrado que pensar en la propia muerte nos hace desear ser famosos y tener hijos, lo cual se asocia comúnmente con la inmortalidad simbólica.

Entonces, ¿qué deberíamos hacer con estos nuevos esfuerzos para desmitificar la muerte? Puede que tenga estos efectos negativos (ser más punitivos y radicales) porque no estamos acostumbrados a pensar y hablar sobre la muerte. En la terapia de exposición (exponer cuidadosamente a las personas o pacientes a la idea de la muerte como fuente de ansiedad) reduce el miedo poco a poco. De la misma manera, tal vez esta tendencia reciente romper tabúes nos pueda inocular psicológicamente a hacerle frente a la idea de la muerte.

 

 

Artículo original en inglés: BBC


#muerte #pensamiento
Compartir Twittear Compartir