Por qué tener hambre pone de mal humor a algunos

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
28 de Julio de 2015 a las 18:38
Compartir Twittear Compartir
Por qué tener hambre pone de mal humor a algunos

Decir que se tiene hambre se ha convertido en una excusa socialmente aceptable para explicar nuestra actitud de mal humor cuando no hemos comido, pero ¿realmente tiene explicación científica?

Con la esperanza de resolver el debate de una vez por todas, el Dr. Brad Bushman, profesor de comunicación y psicología de la Universidad Estatal de Ohio, explica qué “se sabe que la parte de la corteza pre-frontal del cerebro es responsable de autocontrol, pero también sabemos que necesita energía. Nuestro cerebro necesita energía para ejercer el autocontrol. Aunque solo concentra el 2% del peso corporal, utiliza el 20-30% de las calorías que consumimos”.

En esencia, cuando la corteza pre-frontal está hambrienta de energía, nuestro autocontrol disminuye. En palabras del Dr. Bushman, "la agresión a menudo se inicia cuando el autocontrol se detiene". En este sentido, la ira inducida por el hambre es en realidad un reclamo legítimo.

De hecho, en 2011 el Dr. Bushman realizó un estudio con un equipo de investigadores de la Universidad de Kentucky y encontró una correlación entre las tendencias de agresión y el consumo de azúcar. El estudio involucró a varios participantes que fueron divididos en dos grupos y se les dio de beber limonada. Un grupo recibió limonada con edulcorante y el otro con azúcar.

Después de consumir sus respectivas bebidas, los grupos fueron testeados en un juego donde podían usar un recurso agresivo contra sus oponentes. ¿Quiénes encontraron más útil este recurso? Los que tomaron limonada con edulcorante. "Los estudiantes se mostraron más agresivos si bebían la limonada endulzada con Splenda", explica el Dr. Bushman, lo que indica que las calorías adicionales en la limonada con azúcar dieron a sus consumidores la energía para ejercer más control de sí mismos.

Así que ¿es un fenómeno real tener mal humor o sentirnos más coléricos cuando tenemos hambre? Bueno en realidad no. Como aclara el Dr. Bushman, "la correlación no implica causalidad. Aunque el hambre puede aumentar la probabilidad de ataques de ira y malas actitudes antes de la cena, estas acciones no son inevitables.

 

 

FUENTE: Diply


Compartir Twittear Compartir