¿Pueden los microbios del sistema digestivo afectar al cerebro?

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
9 de Enero de 2015 a las 12:07
Compartir Twittear Compartir
¿Pueden los microbios del sistema digestivo afectar al cerebro?

Los billones de microbios que habitan en el cuerpo humano, llamados colectivamente el microbioma, se estima que pesan hasta el doble que el promedio del cerebro humano.  La mayoría habitan el sistema digestivo, donde nos ayudan a digerir los alimentos, sintetizar vitaminas y evitar infecciones.

La investigación reciente sobre el microbioma ha demostrado que su influencia se extiende mucho más allá del intestino, incluyendo al cerebro. Durante los últimos 10 años, los estudios han vinculado el microbioma intestinal a una serie de comportamientos complejos, como el estado de ánimo y la emoción, el apetito y la saciedad, e incluso el aprendizaje y la memoria. No solo parece que el microbioma intestinal ayuda  a mantener la función cerebral, sino que también puede influir en el riesgo de trastornos psiquiátricos y neurológicos, incluyendo ansiedad, la depresión y el autismo.

 

 

La gran pregunta es ¿cómo?

 

 

Recientemente, la Fundación Kavli reunió a tres investigadores a la vanguardia de este campo emergente para discutir la conexión microbioma-cerebro y cómo podemos tratar los trastornos del cerebro a través del intestino.

 

 

micriobiota 2

Foto: HEALING

 

 

La siguiente es una transcripción editada de una mesa redonda que tuvo lugar a través de teleconferencia en diciembre de 2014:

 

 

La Fundación Kavli: La idea de que los microbios que viven en nuestro intestino tienen un efecto sobre el cerebro es relativamente nueva.

 

Sarkis Mazmanian: Desde hace más de una década, mi laboratorio ha estado estudiando la interacción entre los microbios y el sistema inmunológico. Las células inmunes y las neuronas producen y detectan muchos de los mismos productos químicos. Los datos que hemos generado hasta el momento han demostrado que los microbios interactúan con el cerebro mediante la producción de moléculas que tienen un impacto en el comportamiento sin alterar el sistema inmunológico. Aunque no hemos descartado un vínculo inmunológico, hemos descubierto los mecanismos por los cuales las moléculas microbianas pueden interactuar directamente con el sistema nervioso.

 

Christopher Lowry: Mi laboratorio ha estado estudiando las interacciones entre bacterias, el sistema nervioso y el comportamiento emocional durante unos 15 años. Hemos encontrado, por ejemplo, que los ratones expuestos a una bacteria del suelo inactivada llamada Mycobacterium vaccae aumentan la producción del neurotransmisor serotonina en el cerebro, que tiene efectos de tipo antidepresivo.

 

Tracy Bale: Mi laboratorio trabaja sobre el impacto del estrés durante el embarazo sobre el desarrollo del cerebro utilizando un modelo de ratón. Empezamos a pensar en los factores ambientales, como el estrés, podrían cambiar el microbioma vaginal. De ahí nació la idea de que existe una relación entre el microbioma intestinal del recién nacido y el microbioma vaginal de su madre.

 

Lee la entrevista completa aquí.

 

 

FUENTE: Live Science


Compartir Twittear Compartir