¿Qué pasaría con nosotros si fuéramos invisibles? Así reaccionaría el cerebro

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
24 de Abril de 2015 a las 08:34
Compartir Twittear Compartir
¿Qué pasaría con nosotros si fuéramos invisibles? Así reaccionaría el cerebro

Un equipo de neurocientíficos del Instituto Karolinska (Suecia), liderados por el investigador Arvid Guterstam, han realizado un estudio, que esta semana se publica en la revista Science Reports, en el que exploran cómo la invisibilidad puede alterar las percepciones del cuerpo y las respuestas cognitivas, y cómo esa experiencia de ser invisible es capaz de reducir la respuesta de ansiedad en personas que padecen esta fobia.

“Para verificar si funcionaba la ilusión, dimos una puñalada al cuerpo invisible mientras medíamos el estrés generado por el gesto, explica Guterstam. Las personas transpiraron más, lo cual sugiere que el cerebro de la persona percibió ese gesto en el vacío como una amenaza directa contra su cuerpo”, agrega.

Este científico lleva años investigando cómo el cerebro dilucida entre el cuerpo físico y el cuerpo “invisible”, como ocurre en el caso de los llamados miembros fantasmas, extremidades amputadas que la persona sigue sintiendo como si estuvieran presentes. En un estudio anterior, Guterstam ya demostró que se podía generar la sensación de tener una mano ‘fantasma’ en individuos que no estaban amputados.

 

 

invisible 2

Foto: Vozpopuli

 

 

El trabajo se realizó con la ayuda de 125 voluntarios mediante un sistema de realidad virtual. Los sujetos portaban unas gafas a través de las que veían un espacio vacío sobre el que el investigador movía un objeto, en este caso una brocha. Al hacer coincidir el estímulo visual con un estímulo táctil real (les tocaban simultáneamente con la brocha en el abdomen), los voluntarios interiorizaban sin dificultad que su cuerpo se había vuelto transparente.

Para incrementar la ilusión, un investigador toca distintas partes del cuerpo del participante con un gran pincel sostenido con la mano, mientras la otra hace el movimiento en el vacío. En espacio de 30 segundos, la mayoría de los participantes tenían la sensación de que su cuerpo se había vuelto invisible.

El cerebro está continuamente fabricando la propiocepción o percepción del propio cuerpo en el espacio mezclando la información que le llega de los sentidos, como la vista o el tacto. “En la ilusión del cuerpo invisible, el cerebro fusiona la visión de un pincel que se mueve en el aire con la sensación de un cuerpo que es real pero que no se puede ver. Y creemos que esa ilusión se crea en las áreas del cerebro llamadas multisensoriales”, indica Guterstam.

“Pensamos que dar la ilusión de ser invisible podría ser utilizado como primera etapa para estas terapias basadas en la realidad virtual, señala Arvid Guterstam. Ello podría ayudar a pacientes cuya ansiedad proviene de emociones negativas vinculadas a su cuerpo”, finaliza.

 

 

FUENTES: Live Science, La Vanguardia


Compartir Twittear Compartir