¿Qué procesos en el cerebro nos permiten recordar los sueños?

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
6 de Enero de 2015 a las 12:55
Compartir Twittear Compartir
¿Qué procesos en el cerebro nos permiten recordar los sueños?

Los sueños son notoriamente difíciles de recordar. De hecho, si un sueño termina antes de que nos despertemos, no vamos a recordarlo. Los procesos que nos permiten crear recuerdos a largo plazo se encuentran en gran medida inactivos mientras dormimos, por lo que la mayoría de los sueños se olvidan poco después de despertar.

Un neurotransmisor importante para recordar, la norepinefrina, existe en niveles muy bajos durante el sueño, al igual que la actividad eléctrica en áreas clave para la memoria a largo plazo, tales como la corteza prefrontal.

Conforme despierta el cerebro, empieza a activar procesos necesarios para el almacenamiento a largo plazo. Por lo tanto, si despertamos durante un sueño, tenemos una mayor posibilidad de recordarlo. Un estudio de 2011 mostró que las personas que tienen más actividad de ondas theta cerebrales en su corteza prefrontal después de despertar del sueño REM tienen mejor recuerdo de los sueños. La actividad Theta indica un estado cerebral más relajado de ritmo más lento, y una mayor actividad theta se ha relacionado con una mayor memoria mientras se está despierto.

 

 

sueno 2

Foto: MEJORCONSALUD

 

 

El contenido emocional y la consistencia lógica de un sueño también afectan la cantidad de sueños que recordamos. Un estudio encontró que los sueños menos coherentes eran más difíciles de recordar que los que tienen líneas de trama organizados. Además, es más probable que recordemos pesadillas y sueños vívidos emocionalmente cargados, ya que generan mayor excitación.

Ciertas técnicas pueden ayudar a aumentar el recuerdo de los sueños. Cualquier cosa que nos llame la atención inmediatamente después de despertar interfiere con recordar los sueños, por lo que es importante, antes de dormir, recordarse a sí mismo que se quiere recordar los sueños.

Además, es de mucha ayuda mantener un cuaderno y un lapicero junto a la cama para apuntar los sueños.

 

 

FUENTE: Scientific American


Compartir Twittear Compartir