¿Sabes diferenciar si un niño llora por dolor?

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
20 de Mayo de 2015 a las 15:12
Compartir Twittear Compartir
¿Sabes diferenciar si un niño llora por dolor?

Un reciente estudio ha analizado la eficacia de 333 adultos para identificar si un bebé se angustiaba basado en el sonido de sus gritos. El estudio se publicó en Neonatology.

Los adultos escuchaban grabaciones de bebés de cinco a 10 meses de edad y se les pidió identificar entre estás opciones: el bebé estaba recibiendo vacuna, tenía hambre, extrañaba a sus padres, tenían hambre o estaban jugando. En los resultados encontraron que los adultos eran realmente muy buenos para decir si el bebé estaba angustiado, pero no tan bueno en la identificación de lo que podría ser la causa de la angustia.

La capacidad de reconocer la angustia tiene sentido en términos de evolución, según Julie Gros-Louis, un psicólogo del desarrollo de la Universidad de Iowa en los EE.UU. "Hay una hipótesis que sugieren que las vocalizaciones negativas tienen un efecto directo sobre el oyente” dijo.

Lo creas o no, durante años, los profesionales médicos creían que los bebés simplemente no sentían dolor. Obviamente estaban muy equivocados, y muchos bebés fueron expuestos al dolor innecesariamente sin el tratamiento adecuado debido a esto. Y aunque este ya no es el caso, un estudio reciente encontró que mientras un bebé en cuidados intensivos tiene 11 procedimientos dolorosos cada día en sus dos primeras semanas de vida, menos del 40 % recibió algún alivio para el dolor.

 

 

llanto 2

Foto: Science Alert

 

 

“Necesitamos mejores formas de medir el dolor infantil si queremos desarrollar tratamientos más efectivos", explica la neurocientífica Rebeccah Slater de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

Slater está utilizando imágenes cerebrales para ver dentro de la mente de los recién nacidos para tratar de mejorar el manejo del dolor. Está usando actualmente fMRI para mostrar que los niños recién nacidos "tienen la capacidad sensorial y emocional de experimentar dolor de una manera similar a los adultos”. Después de esto, va a examinar si la morfina puede ser utilizada como el alivio del dolor para los niños.

"Históricamente, ha habido una predisposición a administrar pocos fármacos para el dolor en los bebés", dice ella. "En parte, esto ha surgido debido a que es difícil medir el dolor infantil. Como los bebés no pueden decirnos cuánto les duele algo, es difícil de evaluar si la medicación del dolor está funcionando”.

Slater y sus colegas están trabajando en cambiar esta idea equivocada. Han demostrado que el cerebro infantil se activa durante los procedimientos dolorosos. "Sin embargo, poco se sabe acerca de qué partes del cerebro están involucradas en la experiencia del dolor infantil o cómo esta información se interpreta", dice ella.

 

 

FUENTE: Science Alert





Compartir Twittear Compartir