Sustancia psicoactiva de “hongos mágicos” ayudaría al tratamiento de la depresión

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
18 de Mayo de 2016 a las 12:59
Compartir Twittear Compartir
Sustancia psicoactiva de “hongos mágicos” ayudaría al tratamiento de la depresión

Existen estudios que analizan la pertinencia de los hongos mágicos o alucinógenos (psilocibina), pero un último estudio aplicado en 12 personas sugiere que el ingrediente psicoactivo podría ayudar a aliviar los síntomas de la depresión cuando se administra junto con otras formas de terapia más tradicional. El autor del estudio, el investigador del Imperial College de Londres, Robin Carhart-Harris, dijo que no se observaron efectos secundarios graves durante el estudio.

Esta muestra no había respondido a otras formas de tratamiento y se les suministró 10 mg de psilocibina en forma de cápsulas (durante la primera semana) y 25 mg (durante la segunda semana ), junto con varias otras formas de terapia de apoyo. Todos los pacientes informaron de una cierta disminución en los síntomas depresivos durante al menos tres semanas después de su tratamiento. Y tres meses más tarde, siete personas siguieron viendo menos síntomas de depresión. De los siete, cinco permanecieron en remisión, es decir, sus síntomas depresivos graves no regresaron. No obstante, dado el muy pequeño alcance del estudio y el hecho de que no hubo un grupo de control, se necesita más investigación.

En octubre de 2014, un equipo internacional de investigadores (incluyendo dos de los autores que llevaron el presente estudio) observó el efecto de la psilocibina en el cerebro mediante la comparación de las exploraciones de resonancia magnética funcional de las personas inyectadas con 2 miligramos de la droga con las personas inyectadas con 2 miligramos de un placebo. Las personas que recibieron las inyecciones de psilocibina tenían actividad cruzada del cerebro, es decir, desorganizada. Pero mirando más de cerca, los investigadores encontraron que esa actividad no era caótica, sino que formaba distintos patrones o ciclos.

"El cerebro no se convierte simplemente en un sistema aleatorio después de la inyección de psilocibina", escribieron los investigadores, " en cambio conserva algunas características de organización, aunque sea diferente del estado normal". En esencia, los investigadores encontraron que la psilocibina parecía generar de manera efectiva nuevos enlaces entre las regiones cerebrales previamente desconectadas, alterando temporalmente la totalidad de organización del cerebro.

Estas nuevas conexiones son probablemente los que permiten a los usuarios experimentar alucinaciones, pero también podrían ser responsables de las facultades antidepresivas. Otro estudio realizado dos años antes por uno de los mismos neurólogos, el neurocientífico David Nutt, llegó a las mismas conclusiones. "Las personas que se encuentran en pensamiento depresivo tienen sus cerebros hiperconectados", explica Nutt. Esto es lo que permite a los pensamientos y sentimientos de auto-crítica volverse obsesivos y abrumadores. Así que aflojar esas conexiones y crear nuevas podría proporcionar un alivio intenso, dice Nutt.

FUENTE: Science Alert


#drogas #hongos #depresion
Compartir Twittear Compartir