Vincular la enfermedad mental a la violencia es un error

Cerebro y Neurociencias

Por Sophimania Redacción
23 de Julio de 2015 a las 14:35
Compartir Twittear Compartir
Vincular la enfermedad mental a la violencia es un error

 

Las personas con enfermedades mentales tiene pocas probabilidades de cometer asesinato. Pero ¿qué pasa con la violencia del día a día? Uno de los estudios más frecuentemente citados proviene del Estudio de Evaluación de Riesgos MacArthur, realizado en 1998 en los Estados Unidos.

 

Más de 1.000 personas fueron evaluadas por 10 semanas durante un año después de salir de una sala de hospitalización psiquiátrica. Se compararon con personas que viven en los mismos barrios y que no habían estado en el hospital. En términos generales, no hubo diferencias entre los dos grupos en cuanto a sus niveles de violencia, salvo que involucraran drogas o alcohol. Ambos, ex pacientes y personas “sanas”, tenían las mismas probabilidades de comportarse violentamente si mostraban signos de abuso de sustancias. La enfermedad mental por sí sola no era suficiente para hacer que la gente fuera más violenta.

 

 

loco 2

BBC

 

 

Hay ciertos diagnósticos de salud mental que están más asociados con la violencia en las mentes del público en general. La psicosis, por ejemplo, pero la mayoría de personas con psicosis no son violentas. Hay casos en que la gente con este diagnóstico cree que fuerzas externas tienen el control de sus mentes, y esto podría inducir a un mayor riesgo de violencia, pero la mayoría de estos pensamientos delirantes no se asociación con violencia.

 

Hay muchos factores en juego para que una persona se vuelva violenta. La privación de la libertad pone a las personas en mayor riesgo de cometer delitos, y también en un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud mental, así que es difícil de desentrañar todos los factores. Los que han examinado la cuestión en detalle señalan que las cifras no demuestran que los problemas de salud mental hayan llevado a los delincuentes a la cárcel.

 

Una vez más, sin embargo, el abuso de sustancias puede ser el factor común en las cifras de salud mental y violencia de la prisión. Una investigación en 1988 encontró que las personas con un diagnóstico de abuso de alcohol o drogas fueron arrestadas más veces durante su vida adulta.

 

 

loco 3

BBC

 

 

Otros estudios demostraron que el nivel de frustración puede desencadenar violencia en pacientes psiquiátricos, ya que solo una minoría de los pacientes se comportó agresivamente en ausencia de factores desencadenantes aversivos. No podemos saber con seguridad si una persona sin problemas de salud mental reaccionaría de la misma manera a tales frustraciones ya que esto no ha sido examinado. El éxito de los intentos de reducir el número de incidentes violentos sugiere que no son la consecuencia inevitable de la enfermedad.

 

El medio ambiente también puede ser variable importante. Un estudio encontró más violencia cuando el ambiente era ruidoso y desagradable. Además, los incidentes son más frecuentes en la noche y temprano en la mañana.

 

Por supuesto que ha habido casos individuales en los que las personas con problemas de salud mental han cometido delitos violentos. En ciertos aspectos, la enfermedad mental en sí podría ser un factor contribuyente: pero es un mito que la gente con problemas de salud mental sean una mayor amenaza.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir