Alemania: Descubren fósil de primer ave polinizadora

Dinosaurios, Paleontología y Arqueología

Por Sophimania Redacción
30 de Mayo de 2014 a las 18:31
Compartir Twittear Compartir
Alemania: Descubren fósil de primer ave polinizadora

Según un nuevo estudio, el fósil de un ave de hace 47 millones de años ofrece la prueba más antigua de la polinización de las aves. El hallazgo fue descrito en Biology Letters.

El fósil, descubierto en el yacimiento Messel (Alemania), muestra un pájaro de unos ocho centímetros con restos de insectos y cientos de granos de polen en el estómago.

Esta última cena podría resultar familiar para los polinizadores actuales, que transportan grandes cantidades de néctar pero también se alimentan de polen e insectos, según el director del estudio Gerald Mayr, del Instituto Senckenberg de Fráncfort.

El ave, del género Pumiliornis, tenía unos 8 centímetros de largo y pesaba entre 5 y 10 gramos, aproximadamente el mismo tamaño que los colibríes de hoy en día, aunque en realidad no existe ningún lazo de familiaridad entre el antiguo pájaro y los que ahora obtienen su nutrición de las flores.

 

 

polen 2

 

 

El nuevo fósil demuestra que la ornitofilia (la polinización de flores por parte de aves) "comenzó antes y es más compleja de lo que pensábamos", afirma el botánico Quentin Cronk, de la Universidad de Columbia Británica, quien no participó en el estudio.

Hasta ahora, los ejemplos más tempranos de pájaros polinizadores eran los colibrís, también descritos por Mayr, de hace entre 30 y 34 millones de años. Estos, en cambio, presentaban solo pruebas indirectas de polinización, pues nada indicaba que realmente fueran de flor en flor.

El polen encontrado en su estómago proviene de una planta desconocida, pero que la evolución, sin duda, habría hecho apropiada para las aves.

Los antiguos granos de polen son grandes y aparentemente se agruparon rápidamente, un indicio de que la planta que llevaba las flores fue polinizada por el ave y no por el viento. El estómago del ave fósil también contenía algunos restos de pequeños insectos, probablemente escarabajos, aunque los científicos no están seguros de si fueron consumidos de forma intencionada por su proteína o simplemente fueron sorbidos por accidente.

 

 

FUENTES: ABC, NatGeto


Compartir Twittear Compartir