Aurornis: ¿El pájaro más antiguo o un dinosaurio?

Dinosaurios, Paleontología y Arqueología

Por Sophimania Redacción
30 de Mayo de 2013 a las 17:00
Compartir Twittear Compartir
Aurornis: ¿El pájaro más antiguo o un dinosaurio?

En China se ha hallado los restos fósiles de lo que puede considerarse la primera criatura descubierta en la línea evolutiva de las aves. Sus restos se conservan en un bloque de esquisto extraído de los yacimientos de la provincia de Liaoning.

Los científicos han denominado a este fósil, de más de 160 millones de años, Aurornis, que significa \"pájaro del amanecer\". Medía cerca de 50 cm desde la cola hasta el pico y tenía plumas; sus rasgos esqueléticos son muy primitivos, por lo que se lo clasifica dentro de los avialans, un grupo que incluye a las aves y sus parientes cercanos que devienen de dinosaurios.

Para los científicos, la importancia de este hallazgo radica en que ahora se tendrá una mejor comprensión de cómo las aves surgieron de los dinosaurios y de cómo se desarrolló su capacidad para volar.

En un artículo publicado en la revista Nature, Pascal Godefroit, miembro del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales, explica cómo se ha reevaluado el vínculo filogenético entre los tipos de aves en el Jurásico y el Cretásico, a través de una comparación de los detalles de las formas de los huesos.

El primer fósil relacionado como antepasado de las aves fue el Archaeopteryx, también llamado \"el primer pájaro verdadero\" y hallado en el siglo XIX. Sin embargo, recientemente fue reclasificado dentro de un grupo de dinosaurios no aviares pero con aspecto de pájaros, como resultado de la aparición de evidencia de criaturas emplumadas también en Liaoning; las características óseas de estos nuevos especímenes han terminado desplazando el grado de importancia del Archaeopteryx para la historia genealógica de las aves.

Sin embargo, esta reclasificación implicó suponer que la fuerza para el vuelo tuvo que haber resultado no de uno, sino de dos procesos de evolución: uno en la línea de desarrollo de las aves y otro en la línea evolutiva de este grupo de dinosaurios que solo comparten ciertas características de las aves.

El descubrimiento del Aurornis ayuda a simplificar el problema de los tipos de evolución por la nueva cantidad de evidencia que proporciona. Según el Dr. Godefroit, \"Las investigaciones filogenéticas anteriores se basaron en más o menos 200 características morfológicas. Aquí, reconocemos casi 1500 características\". De este modo, a través de un análisis mucho más amplio gracias a este descubrimiento, el Archaeopteryx se ha vuelto a considerar como un antepasado de las aves y el Aurornis se ha situado como un pájaro originario, de esta especie más antiguo que el Archaeopteryx.

Así, la línea genealógica de los avialans tendría otra vez a los Archaeopteryx, pero como uno de los primeros puntos de divergencia dentro de la especie; además, se consideraría a los Troodontidae, una familia antigua de aves, como dinosaurios, es decir, un grupo hermanado con los avialans. Para el Dr. Paul Barrett del Museo de Historia Natural, este tipo de consideraciones son discutidas a partir de cuestiones muy puntuales acerca de rasgos no muy evidentes de la anatomía de estos animales. \"Estamos investigando el nexo entre estos animales a partir de los orígenes de las aves, las aves mismas y un grupo de dinosaurios que eran casi, pero no del todo, completamente aves\". Para Barrett, hay una línea no tan clara entre estas dos especies; unos cuantos cambios dentro del gran conjunto de información que se tiene puede hacer que estemos frente a los restos de un ave o un dinosaurio.

La información que proporciona este nuevo fósil enriquece la perspectiva sobre el desarrollo evolutivo de las aves, lo que las llevó a tener la capacidad de volar, ya que \"tiene que ver con un ajuste fino de partes de su anatomía -de sus alas, su cadera, de sus músculos del pecho y de sus hombros en la zona escapular- que hizo que estén listas para volar\". dijo Barrett.

 

Edición y traducción de Héctor Cárdenas para Sophimanía.

Fuente: BBC

 


Compartir Twittear Compartir