Descubren enorme altar Azteca con decenas de cráneos de decapitados

Dinosaurios, Paleontología y Arqueología

Por Sophimania Redacción
21 de Agosto de 2015 a las 12:07
Compartir Twittear Compartir
Descubren enorme altar Azteca con decenas de cráneos de decapitados

Arqueólogos han descubierto un enorme estante ceremonial para cráneos que data de la época dorada del imperio azteca en la Ciudad de México, un hallazgo que daría nuevas luces sobre cómo sus gobernantes proyectaban poder mediante sacrificios humanos, según científicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"Pensamos que es el tzompantli mayor de la Gran Tenochtitlán. Ahí iban a parar los cráneos de decapitados de diferentes ceremonias, posiblemente también sean cráneos de enemigos capturados", dijo en rueda de prensa Eduardo Matos.

El tzompantli, fue un altar azteca en forma de plataforma con decenas de cráneos alineados, supuestamente de personas decapitadas en ceremonias.

 

 

craneo 2

elpais

 

 

Cientos de cráneos habrían estado dispuestos ordenadamente entre los postes de madera de la estructura, con el fin de inspirar miedo y temor.

El estante, enclavado detrás de la catedral capitalina de la época colonial, aún está parcialmente enterrado y habría sido construido entre 1482 y 1502, con una altura de 34 metros y 12 metros de ancho, dijo el jefe de arqueólogos, Raúl Barrera.

Se presume que las decapitaciones que dieron pie a esta ofrenda están ligadas con un antiguo juego de pelota, en el que a jugadores se les cortaba la cabeza tras el partido, y con otras ceremonias de carácter sagrado.

"Pero también era una prueba de poder. Se dice que el Huey Tlatoani (gobernante) cuando asumía invitaba a sus enemigos y exhibía los cráneos como una especie de advertencia", explicó Matos.

"Es de esperar que a través de los estudios se pueda detectar que muchos de estos cráneos sean de enemigos de los mexicas capturados, sacrificados, y a los cuales se les decapitaba para ir a parar ahí", agregó.

 

 

FUENTES: REUTERS, El País


Compartir Twittear Compartir