Estudio: Reptiles antiguos tenían colmillos gigantes

Dinosaurios, Paleontología y Arqueología

Por Sophimania Redacción
6 de Agosto de 2015 a las 12:42
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Reptiles antiguos tenían colmillos gigantes

Reptiles antiguos parecidos a mamífero pueden haber poseído muchas de las tácticas de combate visto en herbívoros modernos, como golpes con la cabeza y ataque con colmillos gigantes, dicen los investigadores en una reciente publicación en la revista Open Science.

 

Un gran número de estos animales extintos también poseía dientes complejos, en la cavidad superior de sus bocas, agregaron los científicos. Antes de la aparición de los dinosaurios, los vertebrados de mayor éxito en la tierra fueron los antepasados ​​de los mamíferos: animales conocidas como terápsidos primitivos que a veces son llamados reptiles parecidos a mamíferos.

 

Estas antiguas criaturas incluían a los anomodonts, que eran los tetrápodos más abundantes, o animales de cuatro patas, del período Pérmico, que ocurrió hace unos 250 millones a 300 millones años, justo antes de la era de los dinosaurios.

 

El paleontólogo de vertebrados Juan Carlos Cisneros en la Universidad Federal de Piauí, en Teresina, Brasil, y sus colegas, descubrieron recientemente a los Tiarajudens eccentricus, un anomodontia con dientes de sable que vivió en la antigua Brasil.

 

Los Dinocephalians fueron los primeros tetrápodos realmente grandes en caminar sobre la tierra, alcanzando longitudes de alrededor de 3,5 metros, el grupo incluía a los herbívoros que practicaban el combate a cabezazos, al igual que los ciervos y carneros, Cisneros señaló.

 

En su nuevo análisis los investigadores observaron que las estrategias de combate típicas de los herbívoros modernos probablemente evolucionaron hace más de 250 millones de años. “Ahora sabemos que tan pronto como los herbívoros se volvieron más diversos en el Pérmico medio, comenzaron a emplear estas formas de combate", dijo Cisneros.

 

"Estas especies mastican mediante el uso de mandíbulas que nacen del techo de la boca", dijo Cisneros. Obviamente, las hileras de dientes en el paladar tenían un poco de espacio en el medio, de lo contrario los animales se morderían la lengua", finalizó.

 

 

FUENTE: Live Science


Compartir Twittear Compartir