Hallan fósil de serpiente con 4 patas

Dinosaurios, Paleontología y Arqueología

Por Sophimania Redacción
24 de Julio de 2015 a las 11:34
Compartir Twittear Compartir
Hallan fósil de serpiente con 4 patas

Un fósil de 113 millones de años de edad, en Brasil, es la primera serpiente de cuatro patas que los científicos han encontrado. Otros fósiles de serpientes han sido encontrados, pero estos tenían solo 2 patas traseras. El nuevo hallazgo se estima que es un ancestro directo de las serpientes modernas y tiene como nombre Tetrapodophis amplectus y medía 20 centímetros.

 

Sus delicados brazos y piernas no se utilizaron para caminar, sino que probablemente ayudaron a la criatura a agarrar a su presa. El fósil muestra adaptaciones para la tierra, no para el agua, lo que fortalece la idea de que las serpientes evolucionaron en tierra.

 

"Esta es la serpiente fósil más primitiva conocida, y no parece ser acuática", dijo el doctor Nick Longrich de la Universidad de Bath, uno de los autores del nuevo estudio publicado en la revista Science. Longrich explicó que la cola de la criatura no está adaptada para el agua, también tienen tronco largo y hocico corto, típicos de un excavador.

 

 

serpiente 2

BBC

 

 

Los brazos y piernas miden 4 y 7 milímetros, respectivamente, pero están lejos de ser restos evolutivos "atrofiados", colgando inútilmente. "Son realmente muy altamente especializados:  tienen dedos muy largos con pequeñas garras en el final, lo que nos hace pensar que los usaron no para caminar sino para agarrar a su presa".

 

Con el fin de tratar de identificar el lugar de esta serpiente en la historia, el equipo construyó un árbol genealógico utilizando información conocida acerca de la fisiología y composición genética de las serpientes antiguas, además de algunos reptiles relacionados.

 

Ese análisis posicionó a la T. amplectus en una rama del mismo árbol de las serpientes modernas. El Dr. David Martill, de la Universidad de Portsmouth, otro de los autores del artículo, tropezó con el fósil mientras conducía un viaje de campo con un grupo de estudiantes en el museo Solnhofen, en Alemania.

 

"De repente, mi mandíbula cayó absolutamente, cuando vi este pequeño fósil como un trozo de cuerda", dijo Martill. Al mirar más de cerca logró detectar las cuatro patas diminutas, e inmediatamente pidió al museo permiso para estudiar la criatura. A juzgar por sus contenidos estomacales, la comida final de la serpiente fue un pequeño y desafortunado vertebrado.

 

"Todos los últimos hallazgos sugieren que el ancestro de todas las serpientes fue un animal terrestre... que vivió parcialmente bajo tierra”, finaliza.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir