Nueva evidencia: Los neandertales comían niños

Dinosaurios, Paleontología y Arqueología

Por Sophimania Redacción
31 de Diciembre de 2016 a las 16:09
Compartir Twittear Compartir
Nueva evidencia: Los neandertales comían niños
Imagen: Internet

Un equipo internacional de investigadores ha encontrado la horrible evidencia de que los neandertales no sólo se alimentaban de caballos o renos, sino también de otros miembros de su propia especie. Incluso bebés.

La evidencia fue encontrada en las profundidades de las cuevas de Goyet, en Belgica. En ella se aprecia que los huesos humanos de un recién nacido, un niño y cuatro adultos o adolescentes que vivieron alrededor de 40.000 años atrás mostraban claros signos de corte y de fracturas para extraer la médula.

“Es irrefutable, aquí se practicaba el canibalismo”, explica el arqueólogo belga Christian Casseyas mientras mira dentro de una cueva a medio camino de un valle cerca de las Ardenas belgas.

Los restos datan de hace unos 40 mil años, cuando la presencia en la Tierra de los neardentales estaba llegando a su fin. Faltaba poco para que dejaran paso al hombre de Cromañón, nuestro ancestro directo, con el que habían cohabitado.

Una vez considerados como hombres de las cavernas primitivos conducidos a la extinción por seres humanos modernos más inteligentes, los estudios han encontrado que los neandertales eran seres realmente sofisticados que se encargaron de los cuerpos de los difuntos y celebraron rituales de entierro.

Pero hay un creciente cuerpo de evidencia de que también se alimentaban con los cuerpos de sus muertos y esta es la última prueba de la práctica de la antropofagia. La primera hallada en el norte de Europa. Anteriormente solo se habían encontrados en poblaciones de Neanderthal en el sur de Europa en España, en El Sidron y Zafarraya, y en Francia, en Moula-Guercy y Les Pradelles.

Las cuevas de Goyet, ocupadas desde el paleolítico, son galerías de piedra caliza de unos 250 metros de largo excavadas naturalmente por el Samson, un pequeño arroyo que hoy está situado a unos pocos metros de las cuevas. Las cuevas empezaron a revelar sus secretos a mediados del siglo XIX gracias a uno de los padres de la paleontología, Edouard Dupont (1841-1911).

Dupont, geólogo y director del Museo Real de Historia Natural de Bélgica, buscó varias cuevas, incluida la de Goyet en 1867, y recogió una enorme cantidad de huesos y herramientas. Pocos años después de que Charles Darwin expusiera su teoría de la evolución, Dupont publicó los resultados de su propia investigación en su libro "Man During the Stone Age".

Pero sus descubrimientos permanecieron en los archivos del museo (ahora llamado el Instituto de Ciencias Naturales de Bruselas) durante más de un siglo. Eso fue hasta 2004, cuando el jefe de la antropología del Instituto Patrick Semal descubrió, escondido entre los cajones de lo que Dupont pensaba eran huesos humanos, una punta de mandíbula que claramente pertenecía a un Neandertal.

Los científicos han estado ordenando minuciosamente a través de fragmentos que Dupont pensó que eran huesos de animales para ver si hay otras huellas del hombre antiguo. Y un equipo internacional liderado por Helene Rougier, una antropóloga de la Universidad Estatal de California Northridge en los Estados Unidos, ha demostrado que estos restos muestran que los neandertales eran caníbales.

Los huesos muestran rastros de corte, "para desarticularlos y quitar la carne", dijo Christian Casseyas, quien también dirige visitas guiadas al público en las cuevas. Los neandertales "rompieron estos huesos de la misma manera que rompieron los de los renos y los caballos encontrados en la entrada de la cueva, ciertamente para extraer la médula", añade.

Rougier, cuyo trabajo en la cueva belga fue publicado en julio pasado por Scientific Reports, una revista del grupo Nature, dijo a AFP que "de hecho, podemos concluir que algunos neandertales murieron y fueron comidos aquí... Algunos de estos huesos también fueron usados para hacer herramientas con el fin de retocar los bordes de los pedernales para re-afilarlos", dice Rougier.

Pero las razones del canibalismo siguen siendo un misterio. ¿Era sistemático, sólo en determinados momentos? ella pregunta. "No sé cómo interpretar la razón detrás de este canibalismo, puede ser puramente comida, pero también puede ser simbólico... La razón permanece abierta", finaliza.

 

FUENTES: ABC, PHYS


#neandertal #canibalismo
Compartir Twittear Compartir