El centro de la Tierra es más joven que su corteza

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
25 de Mayo de 2016 a las 22:16
Compartir Twittear Compartir
El centro de la Tierra es más joven que su corteza
Feynman tenía razón. Imagen: Interner

Aunque suene contraproducente, el núcleo interno de la Tierra es en realidad 2.5 años más joven que el exterior. La explicación tiene su base en los efectos que produce la gravedad en nuestro planeta, tal y como lo predijo la Teoría de la Relatividad General de Einstein. El estudio ha sido publicado en el European Journal of Physics.

La famosa ecuación de Einstein dice que nuestra posición en un campo gravitatorio regula la velocidad a la que pasa el tiempo para nosotros, y en los 4.5 mil millones de años desde que la Tierra se formó, el tiempo se ha estado moviendo más lentamente en el núcleo que en la superficie.

Es algo que el físico teórico Richard Feynman predijo en la década de 1960. Feynman dijo en una serie de conferencias que la curvatura del espacio-tiempo debería, en teoría, tener una diferencia de edad entre el centro y la superficie de uno o dos días de la Tierra.

A partir de entonces, este "hecho" ha sido citado en muchos trabajos por otros físicos, y hasta los libros de texto universitarios, pero nadie se había molestado en investigar si la estimación de Feynman era realmente cierta. Hasta que el físico Ulrik Uggerhøj de la Universidad de Aarhus en Dinamarca, reclutó a un equipo, y calculó lo que se conoce como el potencial gravitacional de la superficie y el núcleo.

El potencial gravitacional de un objeto en particular se calcula como la cantidad de "trabajo" (o energía transferida) por unidad de masa que se ejerce por la fuerza de la gravedad cuando ese objeto se mueve de un lugar a otro en el espacio. En otras palabras, la cantidad de energía que se necesita para mover un objeto determinado de X a Y

De acuerdo con la relatividad general de Einstein, mientras más masivo es un objeto, más deforma el tejido del espacio-tiempo, y esto crea una fuerza gravitacional que efectivamente retarda el tiempo en la proximidad general del objeto. Esto dicta que si se coloca un reloj en el centro de la Tierra, marcará el tiempo siempre más lento que un reloj en su superficie, debido a que el núcleo es considerablemente más masivo que la superficie, y por lo tanto tiene un mayor potencial gravitatorio.

En realidad vemos este fenómeno en acción en los satélites del GPS, que están situados 20 mil km sobre la superficie de la Tierra. Debido a que están más lejos del campo gravitacional del planeta, sus relojes marcan el tiempo más rápido que los relojes en la superficie, por lo que los datos que envían de vuelta tienen que ser corregidos para que todo esté en sincronía.

Uggerhøj y su equipo se percataron que desde la creación de nuestro planeta, el tiempo en el núcleo ha estado por detrás del tiempo en la superficie por meras fracciones de segundo (alrededor de 0,0000000003 de segundo) lo cual parece insignificante, pero en el transcurso de 4.5  mil millones de años, este ha acumulado a una diferencia de edad de 1.5 años. Cuando las diferencias en la densidad del núcleo y la superficie se toman en consideración, esta diferencia de edad se ajusta a 2.5 años.

Uggerhøj reconoce que no podemos probar de manera experimental esto, solo calcularlo de acuerdo a la ecuación general de la relatividad. "Pero la relatividad general ha pasado todas las pruebas lanzadas contra ella hasta ahora, por lo que parece probable que sea correcta", dice Jacob Aron de New Scientist.

Otro alucinante ejemplo a tomar en cuenta es el del Sol, el cual, de acuerdo al cálculo del equipo, tiene un núcleo de alrededor de 40 mil años más joven que su superficie debido a que es mucho más masivo que la Tierra.

  

FUENTES: SCIENCEALERT, NEWSCIENTIST


#feynman #núcleo
Compartir Twittear Compartir