El manto de la Tierra es más activo de lo que se pensaba

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
11 de Mayo de 2016 a las 16:40
Compartir Twittear Compartir
El manto de la Tierra es más activo de lo que se pensaba
El manto de la Tierra también se mueve de arriba a abajo. Imagen: Internet

El interior del planeta no era tan sólido como pensábamos. Está dividido en piezas de rompecabezas superpuestas llamadas placas tectónicas las cuales se desplazan sobre una capa subyacente de roca conocida como el manto.

Cuando estas placas chocan entre sí producen fallas y volcanes, por lo que entender el movimiento del manto podría algún día conducir a avances en nuestra capacidad para predecir terremotos, erupciones volcánicas y otros fenómenos propios de la geología.

Sin embargo, es difícil ver debajo de esas placas, por lo que hay muchas cosas que todavía no sabemos sobre el manto de nuestro propio planeta. Pero investigadores en el Reino Unido acaban de dar un gran paso en la comprensión y el modelado de cómo se mueve el manto y resulta que es mucho más dinámico de lo que se creía.

El manto es una enorme capa de roca sólida de aproximadamente 3 mil kilómetros de espesor, que en el transcurso de millones de años, se mueve un poco como un líquido muy espeso. La corteza (donde vivimos) flota en la parte superior del manto, por lo que esta se mueve cuando el manto se mueve.

En el pasado, los científicos se centraron principalmente en el movimiento lateral del manto, el cual es el causante de los movimientos y choques de las placas, los cuales causan terremotos, cordilleras, cañones y volcanes. Este movimiento lateral es, a su vez, lo suficientemente fuerte como para mover continentes enteros, pero también puede variar a lo largo sólo un par de miles de kilómetros.

Esa combinación hizo parecer que la mayor parte de los movimientos del manto era de lado a lado, olvidando el movimiento en otra dirección: hacia afuera o hacía dentro del planeta. Aparentemente el movimiento vertical era algo mínimo y que sólo podría causar pequeños cambios a lo mucho.

Sin embargo una nueva investigación de un equipo de la Universidad de Cambridge sugiere que este no es el caso. El grupo utilizó datos de más de 2 mil sitios en todo el mundo para medir la cantidad de movimiento vertical en el manto, y se encontró que es mucho más común de lo que se pensaba. En lugar de variar lentamente a lo largo de decenas de miles de kilómetros como predecían los modelos anteriores, cambia con sólo un par de miles de kilómetros, al igual que el movimiento lateral.

El estudio también encontró que tiene efectos mucho más grandes de lo que los modelos habían predicho. El manto puede empujar o jalar un trozo de la corteza de un kilómetro o más hacia fuera o hacía adentro. Así que si estás en Hawaii, donde el manto está empujando hacia arriba, estás a un kilómetro más lejos del núcleo. Y si estás al este de América del Sur, estás a un kilómetro más cerca del centro del planeta.

El equipo descubrió esto principalmente mediante la comparación del espesor de la corteza con respecto a su edad. Con estos datos en la mano, los científicos pudieron averiguar qué parte de la topografía de la corteza se debió a cosas como la tectónica de placas, y cuánto de ello se debe a la corteza en realidad siendo empujada o jalada por el manto subyacente.

El nuevo modelo, que ha sido publicado en la revista Nature Geoscience, no puede predecir terremotos o erupciones a corto plazo, pero es un gran avance en el conocimiento de los mecanismos internos del planeta que todos compartimos.

 

FUENTE: SCIENCEALERT, SCIENCEDAILY


#manto #tectonica
Compartir Twittear Compartir