Feliz cumpleaños Albert Einstein: El genio, las mujeres, la religión y los derechos civiles

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
14 de Marzo de 2017 a las 08:52
Compartir Twittear Compartir
Feliz cumpleaños Albert Einstein: El genio, las mujeres, la religión y los derechos civiles
Foto: internet

Albert Einstein fue uno de los pensadores más brillantes del mundo, influyendo inmensamente en el pensamiento científico. Pero también escribía sobre otros temas en ensayos, cartas, dando entrevistas y discursos. Sus opiniones sobre cuestiones sociales e intelectuales que no provienen del mundo de la física dan una idea de la visión espiritual y moral del científico, a pesar de también tener un lado sexista revelado en sus creencias sobre el lugar de las mujeres en la sociedad.

La colección de ensayos e ideas "El mundo como yo lo veo" reúne los pensamientos de Einstein antes de 1935, en el "apogeo de sus poderes científicos, pero aún no conocido como el sabio de la era", se lee en el prefacio. En el libro, Einstein vuelve a la cuestión del propósito de la vida en varias ocasiones. En un pasaje, lo vincula a un sentido de religiosidad.

Einstein y la religión

"¿Cuál es el significado de la vida humana, o, por lo demás, de la vida de cualquier criatura? Conocer una respuesta a esta pregunta significa ser religioso. Entonces, ¿tiene sentido hacer la plregunta? Respondo: El hombre que considera que su propia vida y la de sus semejantes no tienen sentido, no es solo infeliz, sino que no está apto para la vida", escribió Einstein.

¿Einstein era religioso? Criado por padres judíos seculares, tenía pensamientos espirituales complejos y en evolución. Generalmente parecía estar abierto a la posibilidad de que el impulso científico y los pensamientos religiosos coexistieran. "La ciencia sin religión es coja, la religión sin ciencia es ciega", dijo Einstein en su ensayo de 1954 sobre ciencia y religión.

Para algunos, las ideas religiosas de Einstein eran derivadas del panteísmo, influenciado en gran parte por la filosofía de Baruch Spinoza. Los panteístas ven a Dios como existente pero abstracto, igualando toda la realidad con la divinidad. También rechazan un Dios personal específico o un dios que de alguna manera está dotado de atributos humanos.

Incluso Richard Dawkins, científico y ateo, llama al panteísmo de Einstein un "ateísmo sexuado", pero otros estudiosos señalan el hecho de que Einstein pareció creer en una inteligencia sobrenatural que estaba más allá del mundo físico. Se refirió a ella en sus escritos como "un espíritu superior", "una mente superior" y un "espíritu muy superior a los hombres". Einstein fue posiblemente un deísta, aunque estaba bastante familiarizado con varias enseñanzas religiosas, incluyendo un fuerte conocimiento de los textos religiosos judíos.

Einstein y las mujeres

Un documental de 2004 PBS puso de relieve el papel que la primera esposa de Albert Einstein, Mileva Maric, pudo haber jugado en el desarrollo de su teoría de la relatividad, la física cuántica y el movimiento browniano, pero el científico ni siquiera la menciona en sus propias historias sobre su vida. ¿Era ella el cerebro tras bambalinas, su silencioso colaborador?

Mileva Maric comenzó estudios en ciencias y matemáticas en una escuela de preparación masculina y consiguió altas calificaciones, y luego estudió en la universidad de Zurich y luego en la Escuela Politécnica de Zurich, donde Albert era un joven compañero 4 años más joven que ella. Ella fue una de las primeras mujeres en estudiar matemáticas y física en Europa.

Empezó a fracasar en sus estudios después de que su relación de amor comenzó y alrededor de la época en que ella quedó embarazada con el niño de Albert, un niño nacido antes de su matrimonio y que se cree que Albert nunca visitó (debido a que murió muy joven). Albert y Mileva se casaron, y tuvieron dos hijos más, pero el matrimonio estaba lleno de tensiones incluyendo la infidelidad de Albert que comenzó en 1912 con su prima Elsa Loewenthal. Se divorció de Mileva al final de la Primera Guerra Mundial y comenzó a vivir con Elsa, pudiendo completar su trabajo sobre Relatividad General. Acordó que cualquier dinero ganado con un Premio Nobel sería dado a Maric, cosa que cumplió al ganar el Premio Nobel por su teoría.

7090161965_8b77a17134_o.jpg
Inserte el caption de la imagen

Las cartas de Einstein demuestran que no pensaba mucho en las esperanzas y los sueños de su esposa para ser un científico, sino que hizo el papel de asistente al escribir sus papeles. Las cartas también muestran que ella sirvió como una caja de resonancia, al hablarle sobre sus ideas y debatir sobre sus descubrimientos teóricos. En algunas cartas se lee "vamos a trabajar diligentemente en la ciencia juntos", por ejemplo. Pero la extensión de su colaboración es un misterio. Mileva Maric nunca reclamó públicamente ser colaboradora en la obra de Albert Einstein, y nunca pidió crédito.

Sin embargo, las contribuciones que ella hizo, como ayudante no remunerada, ayudándolo mientras estaba embarazada mientras su propia carrera científica se estaba desmoronando, posiblemente con el estrés de la difícil relación y su embarazo fuera del matrimonio,  demuestran dificultades que eran peculiares a las mujeres de la época y que hicieron de su posible éxito en las ciencias algo imposible de alcanzar.

Incluso, se dio a conocer una lista de peticiones que le hacía Einstein cuando su relación ya estaba deteriorada.  El científico le exigía que mantuviera su habitación ordenad, que le trajeran tres comidas al día (para comer en su habitación), que mantuviera su ropa en orden, y que no tocara nada en su escritorio. La carta, impresa en el libro de Isaacson (a través de la página web listsofnote.com), decía que no debía esperar nada de él en términos de afecto, que la acompañe a salir o que le pidiera cosas.

Además, Einstein estipulaba que su esposa no debería esperar intimidad ni reprocharle de ninguna manera. Debía además, salir de su escritorio o dejar de hablar si él lo pedía y abstenerse de menospreciarlo frente a los niños, ya sea a través de palabras o comportamiento.

Pensamientos de Einstein sobre el mundo

El nombre de Albert Einstein es casi sinónimo de genio. El físico teórico alemán habría cumplido 138 años hoy si estuviera vivo. Nacido en 1879 en Ulm, Alemania, Einstein se convirtió en uno de los más grandes científicos de la historia de la humanidad. Su trabajo tuvo un gran impacto en la física y le valió un Premio Nobel en 1921, y en 1999, la revista Time lo nombró "Person of the Century".

Aparte de su trabajo en física, Einstein también era conocido por su activismo por los derechos civiles. Habría estado muy comprometido con las similitudes entre la segregación americana y el tratamiento de los judíos en Alemania, lo que le llevó a luchar contra el racismo en los EE.UU. Murió el 18 de abril de 1955, de un aneurisma aórtico abdominal en Nueva Jersey.

Algunas de sus frases para el recuerdo:

"Mira profundamente en la naturaleza, y entonces entenderás todo mejor".

"Cualquiera que nunca haya cometido un error nunca ha probado nada nuevo".

"Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y no estoy seguro sobre el universo".

"Si no puedes explicarlo a un niño de seis años, no lo entiendes ni tú mismo".

"Si un escritorio desordenado es un signo de una mente desordenada, entonces ¿qué significa un escritorio vacío".

"El mundo tal como lo hemos creado es proceso de nuestro pensamiento. No se puede cambiar sin cambiar nuestro pensamiento".

"Nunca fracasas hasta que dejas de intentarlo".

Como se puede ver, Einstein era un hombre muy involucrado en su época y muy despierto al contexto que lo circundaba, sin embargo, y pese a su genialidad, era también reflejo de sus aprendizajes y su cultura. Feliz cumpleaños, Albert Einstein.

 

FUENTES: ThoughtCo,  IBTimes, BigThink


#genero #religion #albert einstein
Compartir Twittear Compartir