La física detrás de los espejos

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
5 de Febrero de 2016 a las 17:15
Compartir Twittear Compartir
La física detrás de los espejos

¿Alguna vez te has preguntado cómo funcionan los espejos? ¿Qué es lo que ocurre a nivel científico dentro de ellos? O por ejemplo ¿Qué ocurre con los ocurre con el agua en los estanques, lagos o el mar que refleja el cielo?

 

Esencialmente, un espejo está compuesto por una pieza brillante de metal extremadamente liso, mantenido en su lugar con un frente de vidrio y una capa delgada de respaldo de, usualmente, aluminio. El secreto para saber cómo funciona un espejo es conocer el comportamiento físico de la luz en el Universo: las mismas leyes que hacen que una planta sea verde, o un papel se vea blanco.

 

El color de cualquier está definido por los colores del espectro visible que absorbe o refleja. Poniendo en ejemplo de nuestra planta antes mencionada, esta absorbe todos los colores del espectro excepto el verde, por lo que la luz verde rebota a nuestros ojos (a menos que no haya luz, en cuyo caso la planta se vería negra como todo lo demás). Los objetos blancos, por su parte, reflejan todos los colores del espectro visible, y por lo tanto aparecen incoloros.

 

Los metales dentro de los espejos realizar el mismo truco, reflejando todos los colores del espectro visible, con la diferencia es que son ultra lisos a un nivel microscópico. Un trozo de papel puede parecer liso, pero no llega a tener el nivel de lisura que tiene un espejo, y así es como se forma la imagen delante de un espejo: toda la luz rebota de regreso en la dirección exacta de la que acaba de llegar.

 

Anna Green de Mental Floss usa como analogía de como al lanzar pelotas de tenis contra una pared estas rebotan, por lo general, en la misma dirección que provienen. Al intentar el mismo ejercicio sobre una superficie rugosa o no lisa, como una roca escarpada y las pelotas rebotarán en todo tipo de direcciones. Un espejo es la pared y las pelotas son los rayos de luz que llegan a nuestros ojos después de rebotar.

 

El mismo efecto que ocurre cuando se lanza una piedra a un estanque, la superficie ya no es plana, la luz ya no está rebotando y uno ya no puede ver con claridad su propio reflejo si se para frente a ella.  Desde que hemos sido capaces de perfeccionar la fabricación de espejos, se han convertido muy útiles en la ciencia, transporte y muchos otros campos.

 

Y si te preguntas por qué los espejos invierten el mundo de manera horizontal y no vertical (en realidad no lo hacen) entonces puedes entrar a esta nota que hicimos en febrero del año pasado. Donde las chicas de Physics Girl lo explican en un video (en inglés).

 

FUENTE: SCIENCEALERT


#física #luz #espejo
Compartir Twittear Compartir