La “Madre de Todas las Bombas”: La física detrás de la terrorífica bomba

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
15 de Abril de 2017 a las 09:56
Compartir Twittear Compartir
La “Madre de Todas las Bombas”: La física detrás de la terrorífica bomba
MOAB, la Madre de Todas las Bombas tiene un radio de acción de un kilómetro y medio. Foto: US ARMY

El día jueves 13 de abril, las fuerzas armadas de los Estados Unidos utilizaron en Afganistán una bomba llamada MOAB (Mother of All Bombs – La Madre de Todas las Bombas) la cual es la bomba no-nuclear más potente de la historia; y aunque gastar 16 millones de dólares en una bomba es un uso muy estúpido de valiosos recursos, la física detrás de esa arma es interesante.

En primer lugar, las siglas MOAB no significan exactamente “Madre de Todas las Bombas” si no Massive Ordnance Air Blast (Explosión Masiva de Artillería Aérea). Y el nombre “masiva” no es gratuito, una sola MOAB pesa 10,3 toneladas, y su longitud es de 9,2 metros. Crucialmente, tiene un rendimiento explosivo de 11 toneladas de TNT, o 46 millones de julios.

La mayoría de los analistas de la defensa están de acuerdo en que es el explosivo militar no-nuclear más poderoso actualmente en uso. Sí, ha habido versiones más potentes, pero en comparación con las armas nucleares, sigue siendo pequeño. El arsenal nuclear estadounidense, por ejemplo, contiene el B83, un arma termonuclear 110 mil veces más explosiva, y eso no incluye las precipitaciones radiactivas.

Sin embargo, la MOAB tiene mucha energía. De hecho, la energía explosiva liberada por una sola de estas bombas es aproximadamente la misma que la desatada durante un terremoto de 6 grados en la escala de Mercalli.

No es de extrañar que aquellos cerca del sitio de la explosión en Afganistán describieran los efectos de la detonación "como si los cielos se estuvieran cayendo". Esto explica en parte por qué la MOAB se ha utilizado hasta este punto como una forma de guerra psicológica, es realmente aterradora.

La detonación en sí misma es causada por una mezcla de TNT (80%) y polvo de aluminio (20%), la cual es una mezcla altamente explosiva conocida como Tritonal. La adición de aluminio ayuda a que el TNT se encienda y alcance una presión extremadamente alta mucho más rápido de lo que el TNT podría hacer solo.

Guiado al suelo por el GPS después de ser literalmente empujado fuera de un avión, la MOAB no detona al impactar. Sino que explota en el aire por encima de su objetivo a una altura de sólo 1.8 metros.

Esta técnica llamada "explosión aérea" también fue investigada durante el desarrollo de las armas nucleares. Cuando estas armas explotan, crean una enorme burbuja de "sobrepresión" que se expande rápidamente hacia el exterior. La parte inferior de esta burbuja impactará el suelo y rebotará hacia arriba y hacia afuera.

Gracias al aire extremadamente rápido que se encuentra dentro de la burbuja, este frente de onda reflejado alcanzará entonces el resto de la burbuja en expansión hacia afuera. Este fenómeno llamado mach stem aumenta aún más la presión.

Este mecanismo intensifica el daño destructivo de una manera que una detonación terrestre no podría. Debido a este capricho de la física, la MOAB que cayó en Afganistán fue tan poderosa que tuvo un radio de explosión de más de 16 kilómetros desde el epicentro.

 

FUENTE: IFLSCIENCE, THE GUARDIAN

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#nuclear #bomba #moab
Compartir Twittear Compartir