¡Misterio resuelto! Así revienta la canchita (VIDEO)

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
12 de Febrero de 2015 a las 10:17
Compartir Twittear Compartir
¡Misterio resuelto! Así revienta la canchita (VIDEO)

¿Sabes cómo funciona el arte de hacer canchita? Los físicos franceses Emmanuel Virot y Alexandre Ponomarenko de la École Polytechnique decidieron investigar esta única variedad de maíz (Zea mays) que es caáz de convertirse en “palomitas de maíz”, pop corn, o como lo llamamos en Perú, “canchita”. Este tipo de mazorca es mucho más compacto que el resto de las variedades de maíz.

 

"Cuando la temperatura excede los 100 ° C, su contenido de agua (humedad) se reduce y alcanza un equilibrio termodinámico a la presión de vapor, como en una olla a presión. Por encima de esta presión, se produce la rotura del casco del maíz. Al mismo tiempo, los gránulos de almidón se expanden adiabáticamente (lo que significa que el calor se reduce a través de un cambio en la presión del aire causada por la expansión de volumen) y forman una escama esponjosa de varias formas. Entonces, el maíz salta y se produce el sonido característico”.

 

 

Video en cámara lenta revela cómo revienta la canchita. Video: IceBucketFull

 

 

El proceso de hacer canchita es extrañamente similar a la de la metamorfosis de oruga a mariposa.

 

"Al observar las imágenes y el uso de un micrófono para capturar los estallidos, el equipo encontró que los sonidos del pop no ocurrieron cuando el casco tiene su primera división. En cambio, el pop parecía ocurrir cuando el vapor de agua en el interior del núcleo sale hacia el exterior, creando vacío en el interior del núcleo del maíz. Fenómenos similares ocurren en los volcanes o botellas de champán”, explican los autores.

 

Así que ahora la pregunta real es ¿cómo podemos evitar tener todos esos granos sin reventar en la parte inferior de la sartén? La respuesta lamentable es que no se puede. Virot dijo a LiveScience que los granos que no revientan probablemente tienen cascos defectuosos.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir