Rusia confirma detección de misteriosa radiación sobre su territorio

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
22 de Noviembre de 2017 a las 15:33
Compartir Twittear Compartir
Rusia confirma detección de misteriosa radiación sobre su territorio
Los niveles de radiación son mayores en la zona sur de Rusia. Imagen: IRSN

Después de haberlo negado durante semanas, Rusia ha confirmado que también ha detectado evidencia de una misteriosa nube de radiación flotando sobre gran parte de Europa, observando un dramático pico de radiación sobre los montes Urales de Rusia.

La confirmación se produce después de que varias otras naciones europeas sugirieran que Rusia era el probable origen del inexplicable aumento de la radiación que fue detectado por primera vez por numerosas estaciones de monitoreo en septiembre.

Hasta este momento, las autoridades rusas solo habían revelado que no tenían conocimiento de ningún accidente nuclear en su territorio, emitiendo una declaración que decía "ninguna de las empresas de la industria nuclear rusa ha registrado niveles de radiación que excedan la norma".

Pero ahora el servicio meteorológico de Rusia, Roshydromet, ha corroborado por primera vez los hallazgos del Instituto Francés de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear (IRNS). Roshydromet reconoció una "contaminación extremadamente alta" por encima de los montes Urales, detectando niveles del isótopo radiactivo rutenio-106 de hasta casi 1.000 veces la cantidad normal.

Mientras que el pico de radiación es más fuerte en la región de Chelyabinsk cerca de la frontera con Kazajstán, la investigación del IRNS (que sugirió que "la zona de liberación más plausible se encontraba entre el Volga y los Urales" dentro de Rusia) muestra que la mayor parte de nube radiactiva en realidad cubre grandes partes de Europa.

Sin embargo, la buena noticia es que se espera que la nube de radiación sea inofensiva, incluso con estos niveles dramáticamente elevados de rutenio-106, los cuales se dicen que no tienen "consecuencias para la salud humana y el medio ambiente".

"Es importante ubicar esto en contexto", explica el físico médico Malcolm Sperrin de los Hospitales de la Universidad de Oxford en el Reino Unido. "El rutenio es muy raro y, por lo tanto, su presencia puede sugerir que se ha producido un evento de cierta naturaleza. Dicho esto, la abundancia natural es tan baja que incluso un factor de 900 en niveles naturales es aún muy bajo".

No obstante, el IRSN concluyó que si la liberación accidental de ésta gran cantidad de rutenio-106 hubiese ocurrido en suelo francés, se habrían producido evacuaciones del área inmediata hasta unos pocos kilómetros alrededor del punto de origen, por lo que sigue siendo un evento significativo que debería haber sido tratado con precaución.

El rutenio-106 es tan raro que no ocurre naturalmente, y se cree que el material pudo haber sido liberado debido a un accidente no reportado en un sitio de tratamiento de combustible nuclear, o en un centro de medicina radioactiva. No es probable que ocurra un accidente más peligroso en un reactor nuclear, porque tal incidente habría liberado elementos radiactivos adicionales, no solo rutenio-106.

"El hecho de que la desintegración isotópica parece haberse medido de forma aislada, en lugar de con el cóctel habitual de otras firmas de fragmentos de fisión, sugiere una fuga de una planta de combustible/reprocesamiento o en algún lugar (donde) están separando el Ru, posiblemente para uso como radiofármaco médico o material de diagnóstico", dice el físico nuclear Paddy Regan de la Universidad de Surrey en el Reino Unido. "Si se tratara de una fuga en el reactor o una explosión nuclear, otros radioisótopos también estarían presentes en la 'pluma' y según los informes, no es así", agregó.

Por su parte, Rusia sigue afirmando que no produjo el aumento, lo que sugiere que los altos niveles de radiación por encima de Italia, Rumania y Ucrania podrían significar que esos países fueron los responsables. "Los datos publicados no son suficientes para establecer la ubicación de la fuente de contaminación", dijo el jefe de Roshydromet Maxim Yakovenko.

Pero el hecho de que Roshydromet haya detectado la nube de radiación usando dos estaciones de monitoreo alrededor de la instalación nuclear de Mayak, una de las plantas más grandes en Rusia, está llevando a otros a dudar esas afirmaciones.

De hecho, esta estación no es nueva en este tipo de accidentes. En 1957, Mayak fue el centro del tercer accidente nuclear más grave jamás registrado: el desastre de Kyshtym, el cual dispersó partículas radiactivas en una región de aproximadamente 52 mil kilómetros cuadrados, y que las autoridades soviéticas mantuvieron en secreto durante casi dos décadas.

Esta vez, las autoridades de Mayak también han negado ser responsables de la filtración, y Rosatom, el organismo estatal que supervisa la industria nuclear de Rusia, ha asegurado que no hay nada que ver en Mayak.

"Rosatom confirma categóricamente que no ha habido accidentes no reportados ni eventos reportables en ninguno de sus sitios nucleares", dijo la compañía al New York Times. "Las concentraciones más altas se encuentran en áreas fuera de Rusia", finalizaron.

 

FUENTES: WASHINGTON POST, NYT, SCIENCEALERT

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania. 


#europa #rusia #radiación #rutenio #mayak
Compartir Twittear Compartir