Segundo código genético explicaría el origen de la vida

Física, Mundo Cuántico y Futuro

Por Sophimania Redacción
3 de Junio de 2015 a las 11:29
Compartir Twittear Compartir
Segundo código genético explicaría el origen de la vida

Según la versión oficial, el proceso comenzó cuando los elementos químicos presentes en nuestro planeta se unieron y produjeron unas moléculas orgánicas conocidas como aminoácidos. Estas moléculas, a su vez, formaron las proteínas necesarias para crear células individuales. Finalmente, las células individuales se convirtieron en plantas y animales.

Pero ¿cómo se ensamblaron los bloques de aminoácidos en las proteínas que formaron la maquinaría celular? De momento no hay respuesta, pero ahora, dos estudios (aquí y aquí) de la Universidad de Carolina del Norte (UNC), publicados en la revista PNAS y liderados por los científicos Richard Wolfenden y Charles Carter, arrojan nueva luz sobre el nacimiento de la vida hace 4.000 millones de años.

La comunidad científica piensa que hace 3.600 millones años existió un ancestro común universal, llamado LUCA, del que evolucionaron todos los seres que viven actualmente en la Tierra. Es probable que fuera un organismo de una sola célula con unos pocos cientos de genes, pero ya tenía el diseño completo para la replicación del ADN, la síntesis de proteínas y la transcripción del ARN: la base del código genético que conocemos hoy.

 

 

sopa 2

Foto: Science Alert

 

 

“Nuestro trabajo muestra que, desde el principio, mucho antes de que las moléculas más grandes y sofisticadas entraran en escena, resultó esencial una estrecha relación entre las propiedades físicas de los aminoácidos, el código genético y el plegamiento de proteínas”, explica Charles Carter.

Estos nuevos hallazgos van en contra de la cuestionada hipótesis del mundo ARN. Esta molécula desempeña un papel en la codificación, regulación y expresión de los genes; pero, según esta hipótesis, en los comienzos de la vida se alzó del caldo primigenio de aminoácidos y de las sustancias cósmicas, para formar proteínas cortas llamadas péptidos (pequeños grupos de aminoácidos), y luego, los organismos unicelulares.

Los investigadores se oponen a la teoría que sostiene que el ARN surgió espontáneamente de la sopa primordial de aminoácidos y elementos químicos para construir primero proteínas muy cortas (péptidos) y más tarde las primeras células vivas.

Una serie de experimentos bioquímicos con aminoácidos realizados en el laboratorio de Wolfenden revelaron que esas dos propiedades, tamaño y polaridad, de los aminoácidos fueron necesarias para explicar su comportamiento dentro de las proteínas plegadas y su actividad a temperaturas altas como las de la Tierra hace 4.000 millones de años.

Los hallazgos de Wolfenden y Carter implican que las relaciones entre el ARN y las propiedades físicas de los aminoácidos (sus tamaños y polaridades) resultaron de crucial importancia en la Tierra primitiva. Para Carter, “la transcripción del código genético es en nexo que une la química prebiótica a la Biología”.

 

 

FUENTES: ABC, Science Alert


Compartir Twittear Compartir