Controversia: Investigadores se reúnen para regular modificación genética

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
10 de Diciembre de 2015 a las 10:03
Compartir Twittear Compartir
Controversia: Investigadores se reúnen para regular modificación genética

Jennifer Doudna es una profesora de química y biología celular de la Universidad de Berkeley que ha elaborado un método que podría conseguirle el Nobel dentro de poco.  Esta técnica se llama CRISPR/Cas9 y se refiere a una nueva herramienta capaz de corregir y editar el genoma de cualquier célula, ya sea animal, vegetal o humana, y cambiar borrar o reemplazar genes de una forma muy precisa y controlada. "Tengo muchas ganas de ver esta tecnología sea utilizada para ayudar a la gente", dijo.

En el año 2000, mientras estudiaba en la Universidad de Yale, que ganó el Premio Waterman T. Alan, que se otorga cada año por la Fundación Nacional de Ciencia a un joven científico excepcional. Se mudó a Berkeley en 2002, donde tiene un laboratorio.

Aunque esta técnica puede ser un gran avance en medicina, también tiene a los expertos cuestionándose sus complicaciones éticas, ya que existe la posibilidad de que la técnica sirva para reescribir genes directamente en embriones humanos con fines no terapéuticos. Incluso, hay varios medios y científicos que temen que algunos investigadores empiecen a “jugar a ser Dios” e intenten reformular la especie humana. Si se altera el código genético en las células germinales (espermatozoides y óvulos) las modificaciones sí se transmitirían de generación en generación y podrían dar pie a la creación de ejércitos de soldados inmunes a las armas químicas, atletas que no se cansarán y astronautas intervenidos para que puedan resistir la falta de gravedad.

“Tal vez no sólo sea posible eliminar a los débiles, sino que inculcar rasgos deseables como la belleza. Nadie lamentaría la eliminación de la hemofilia, pero ¿qué pasa con el síndrome de Down o el autismo? Un mundo libre de enfermedades genéticas puede parecer el cielo, pero podría ser un lugar totalmente distinto”, reflexiona el analista científico Michael Hanlon en una columna publicada por The Telegraph.

Doudna afirma que todavía faltan años para poder editar ADN de forma segura en un embrión, pero admite que las expectativas están creciendo. La propia investigadora ya ha recibido muchos emails de mujeres jóvenes que portan la mutación BRCA, responsable del cáncer de mama, y que le han preguntado si la técnica podría remover por completo la alteración del código genético de sus hijos.

En abril, expertos de la universidad china Sun Yat-sen revelaron que habían hecho un experimento con embriones humanos. El informe describe cómo los científicos intentaron reparar en 86 de ellos el gen de la beta-talasemia, una rara alteración sanguínea que suele ser fatal. Aunque eran embriones no viables que nunca iban a nacer, las alarmas se encendieron e incluso Junjiu Huang, líder del estudio, dijo que las revistas Nature y Science, dos de las más reputadas en el ámbito científico, se negaron a publicar los resultados por razones de ética.

George Church cuenta que otros usos promisorios son “el diseño de cerdos capaces de donar órganos a humanos o la creación de mosquitos resistentes a la malaria”. Los usos también se extienden al sector alimentario y ambiental. Además, expertos nipones usaron la técnica para apagar los genes que controlan la maduración de los tomates, principio que se podría aplicar a otros alimentos y que aumentaría su vida útil.

Sin embargo, hay científicos en todo el mundo haciendo este tipo de pruebas en los laboratorios, aunque aún no se logra pasar a pruebas clínicas con humanos. La precisión que se logra en condiciones controladas no se replica en personas. En la prueba china con embriones la técnica tuvo resultados no planificados y con efectos desconocidos, lo que frena el carro a los científicos.

 

 

 

FUENTE: La TerceraNTY

 



#etica #edicion #genetica #nobel
Compartir Twittear Compartir