Desarrollan interruptor para controlar genes con la mente

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
8 de Abril de 2015 a las 14:19
Compartir Twittear Compartir
Desarrollan interruptor para controlar genes con la mente

Investigadores de la Universidad de Basilea han desarrollado un interruptor genético controlado por el pensamiento que permite activar genes para que produzcan proteínas a voluntad.

 

Lo primero que hicieron los autores de este innovador trabajo fue diseñar un gen (c-di-GMP) específicamente para que se activara ante la exposición de luz infrarroja, escogida porque generalmente no es perjudicial para las células humanas, tal y como relatan en su artículo, publicado en la revista Nature Communications. Después lo introdujeron en células que incorporaron en forma de implante subcutáneo en varios ratones.

 

"Por primera vez, hemos sido capaces de utilizar las ondas cerebrales humanas, transferirlas de forma inalámbrica a una red de genes y regular así la expresión de un gen en función del tipo de pensamiento. Controlar la expresión génica a través del pensamiento es un sueño que hemos estado persiguiendo durante más de una década", señala Martin Fussenegger, que lidera la investigación.

 

 

genes 2

Foto: BSSE

 

 

Pero ¿cómo encender o apagar la luz para activar o desactivar dicho gen a través del pensamiento? Los investigadores se sirvieron de un sistema de encefalograma (una especie de casco) para registrar las ondas cerebrales de una persona. El patrón no es el mismo cuando el sujeto está en reposo que cuando está meditando. Dos estados mentales con efectos diferentes.

 

La corriente va a una lámpara de LED que emite luz en el rango del infrarrojo cercano. Esa luz es precisamente la que pone en funcionamiento a unas células modificadas genéticamente para producir proteínas. Los investigadores han utilizado una tecnología reciente, la optogenética, que permite activar y desactivar células a voluntad. Cuando la luz infrarroja se enciende, una proteína sensible en las células modificadas genéticamente hace de interruptor y activa genes que desencadenan la producción de proteínas.

 

El objetivo es “captar las ondas cerebrales relacionadas con distintas enfermedades, tales como el dolor crónico o la epilepsia, en los que la mente sea capaz de producir por sí sola los compuestos que atenúan o previenen la aceleración del dolor o el desarrollo de las crisis epilépticas”, finaliza el autor.

 

 

FUENTE: Scientific American


Compartir Twittear Compartir