El nuevo debate sobre el estudio de embriones

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
7 de Diciembre de 2016 a las 14:40
Compartir Twittear Compartir
El nuevo debate sobre el estudio de embriones
Foto: internet

A finales de esta semana, algunos de los principales científicos del mundo se reunirán en el University College de Londres para debatir una noción simple pero muy controvertida: es hora de cambiar el límite de tiempo con el que se puede trabajar embriones.

Gracias a los recientes avances científicos, los investigadores han llegado a un punto en el que pueden comenzar a pensar en experimentar con embriones de hasta 28 días de edad. Los beneficios para la ciencia médica serían considerables.

Sin embargo, este cambio iría en contra de la ley de fertilización de Gran Bretaña. El límite de los 14 días es una norma, además, que se ha adoptado en los países de todo el mundo como la edad superior ideal para llevar a cabo investigación sobre embriones en el laboratorio.

El llamamiento a extender la regla reavivará el amargo debate que ha rodeado el uso de embriones humanos y pone en conflicto a figuras religiosas, científicos, éticos y políticos. Algunos advierten que el no extender la regla de 14 días impedirá que se desarrollen nuevos tratamientos médicos, mientras que otros dicen que cualquier intento de extender el límite podría causar una reacción negativa que podría bloquear todas las investigaciones sobre embriones en el Reino Unido.

El establecimiento de este límite demostró ser una estrategia exitosa. La regla de 14 días, vigilada por la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología, ha estado vigente en el Reino Unido durante los últimos 25 años. La edad promedio de la supervivencia de un embrión en el laboratorio ha sido de alrededor de tres a cinco días, por lo que no interesaba mucho el límite, ya que era un objetivo inalcanzable. Pero esa situación cambió este año cuando un grupo dirigido por Magdalena Zernicka-Goetz, de la Universidad de Cambridge, publicó un artículo en Nature en el que describían cómo habían logrado mantener vivos los embriones humanos por 13 días.

"Cuando llegamos al día 13, paramos el experimento porque estábamos cerca del límite legal", dice Zernicka-Goetz. "Podríamos haber llegado al límite, pero no sé cuánto tiempo más el embrión habría sobrevivido". El punto crucial es que los científicos han desarrollado por primera vez una técnica que podría permitir que los embriones crezcan por hasta 14 días.

"Hay un tiempo conocido como la caja negra y cubre el período de alrededor de siete días a 28 días después de la concepción (…) En particular, existe el proceso conocido como gastrulación, cuando el plan del cuerpo se establece y las tres capas de tejidos principales se forman como las bases biológicas para los tejidos especializados del sistema nervioso, los músculos y la sangre , Y pulmones e intestinos. Sabemos muy poco acerca de ese momento en el desarrollo humano. De hecho, sabemos mucho más sobre esa etapa en otros animales. Sin embargo, al extender el tiempo que podemos mantener los embriones humanos en el laboratorio, tenemos la oportunidad de abordar esta fase temprana de importancia crítica en el desarrollo humano", explica Zernicka-Goetz.

Por su parte, Robin Lovell-Badge, del Instituto Francis Crick en Londres explica que "después de 28 días, tenemos otras fuentes de material embrionario que sí podrían ser vistas como barreras inflexibles que no se deberían cambiar en el futuro", por lo que está de acuerdo con la extensión.

Este trabajo se ha hecho posible gracias al desarrollo reciente de la edición de genes. Sin embargo, la técnica todavía está en su infancia, ya que hasta la fecha, solo un científico (Kathy Niakan, del Instituto Francis Crick de Londres) ha sido aprobado en el Reino Unido para editar genes de embriones humanos in vitro, y este trabajo está dirigido exclusivamente a alterar los genes que están activos en los primeros días después de la fecundación con el fin de ayudar al desarrollo de tratamientos para la infertilidad.

 

FUENTE: Robin McKie paraThe Guardian


#embrion #genetica
Compartir Twittear Compartir