Encuentran fósil de garrapata con las primeras evidencias preservadas de glóbulos rojos

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
5 de Abril de 2017 a las 16:11
Compartir Twittear Compartir
Encuentran fósil de garrapata con las primeras evidencias preservadas de glóbulos rojos
Foto: George Poinar, Jr./Oregon State University

Un equipo de científicos de Oregon State University ha encontrado células de glóbulos rojos fosilizados en una garrapata llena de sangre y que se preservó en ámbar. Los investigadores creen que un mono le estaba sacando garrapatas a algún compañero y que ahí se impregnó de sangre el insecto. El estudio se publicó en Journal of Medical Entomology.

El coautor del estudio George Poinar Jr., experto en ámbar y profesor, dijo en un comunicado que el examen del espécimen magníficamente conservado también revela la presencia de una miríada de parásitos en el intestino de la garrapata. "Las células sanguíneas fosilizadas, infectadas con estos parásitos, son increíbles en sus detalles. Este descubrimiento proporciona los únicos fósiles conocidos de patógenos tipo Babesia", dijo Poinar.

El fósil fue encontrado en minas de la Cordillera Septentrional de la República Dominicana. Basado en la datación de algas y plancton unicelular cubierto de placas de carbonato de calcio, que se encontraron en la misma zona, el ámbar probablemente data de hace entre 15 y 45 millones de años. Durante ese período de tiempo, el área habría sido una selva tropical gruesa.

El ámbar creó un nivel de preservación único, y los glóbulos rojos se congelaron dentro del intestino de la garrapata en varias etapas de la digestión. El ámbar también reveló la presencia de muchos parásitos unicelulares, en diferentes partes de su ciclo de vida. Gracias a las diferencias en textura y peso entre el parásito y los glóbulos rojos, el ámbar manchó a los parásitos, y así aparecen como estructuras más oscuras, en forma de anillo.

Los glóbulos rojos eran demasiado grandes para haber pertenecido a la mayoría de los mamíferos, su tamaño descarta todo menos perros, conejos y primates. Sin embargo, los conejos y los perros no vivían en la región en ese momento, pero los paleontólogos han recuperado numerosos fósiles de primates que datan aproximadamente de las mismas edades. Sobre la base de las formas y estructuras formadas a partir de muchas células, Poinar catalogó los parásitos como pertenecientes al orden Piroplasmida, probablemente del género Babesia o Theileria. Los mamíferos de hoy en día, desde los humanos hasta el ganado, pueden ser infectados con Babesia microti, que causa síntomas inespecíficos similares a la gripe en los seres humanos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

"Las formas de vida que encontramos en el ámbar pueden revelar mucho sobre la historia y evolución de las enfermedades con las que aún luchamos hoy", dijo Poinar. "Este parásito, estuvo claramente en la zona miillones de años antes de que aparecieran los seres humanos, y parecen haber evolucionado junto con los primates, entre otros anfitriones".

 

FUENTE: LiveScience


#fosil #globulos rojos #garrapata
Compartir Twittear Compartir