Estudio del ADN: ¿Cómo cambió la agricultura nuestra forma de vida?

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
24 de Noviembre de 2015 a las 09:30
Compartir Twittear Compartir
Estudio del ADN: ¿Cómo cambió la agricultura nuestra forma de vida?

Por primera vez, investigadores han analizado antiguas muestras de ADN tomada de seres humanos que vivieron antes, durante y después de la revolución agrícola, lo que les permitió realizar un mapa de cómo los genomas de nuestros antepasados ​​cambiaron en respuesta a los cambios sociales.

 

Desde hace tiempo se sabe que la agricultura cambió al ser humano para siempre, hasta en nuestro ADN, pero ahora se logró reconstruir estos cambios observando las variaciones genéticas casi en tiempo real. El estudio se publica en Nature.

 

"Nos permite poner hora y fecha en la selección natural y la selección asociada con los cambios ambientales específicos", dijo el investigador principal, Iain Mathieson de la Escuela de Medicina de Harvard. Usando nuevas técnicas de extracción, Mathieson y su equipo fueron capaces de tomar el ADN de antiguos restos humanos y crear una base de datos genética de 230 antiguos humanos que vivieron en Europa entre hace 2.300 y 8.500 años. Mediante el análisis de estos genomas, fueron capaces de identificar 12 regiones del genoma específicas que cambiaron durante y después de la transición de las comunidades de cazadores-recolectores a la agricultura.

 

Muchas de esas variaciones se encuentran en genes que están asociadas con la altura, la capacidad de digerir lactosa, el metabolismo de los ácidos grasos, la pigmentación de la piel y el color de ojos azules: todos rasgos que han sido vinculados a la transición a la Agricultura. El estudio también mostró que los primeros agricultores eran de piel oscura, pero que el gen para la el color de la piel se hizo más común al trasmitirse a través de milenios. El investigador principal, David Reich dijo que esto podría haber sido porque los agricultores comían menos carne que los cazadores-recolectores, por lo que su consumo de vitamina D se redujo. Las personas con piel oscura habrían sido capaces de obtener menos vitamina D por la exposición al sol.

 

Otro gran cambio fue que nuestro sistema inmunológico se fortaleció. La investigación también apoya la hipótesis de que los agricultores de Anatolia (Turquía) llevaron la agricultura a Europa, y con ellos, los genes cortos. La gente en el norte de Europa es más alta debido a que tienen más ascendencia de las poblaciones de las estepas euroasiáticas. "Ahora que el ADN antiguo está disponible en el genoma de gran escala y en grandes tamaños de muestra, tenemos un nuevo instrumento extraordinario para estudiar estas cuestiones."

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir