Estudio: La “R” en ARN podría venir del espacio

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
20 de Abril de 2016 a las 08:03
Compartir Twittear Compartir
Estudio: La “R” en ARN podría venir del espacio
flickr

Los cometas son ya conocidos por formar ácidos, bases nitrogenadas y aminoácidos, sustancias clave que se necesitan para la vida. Y ahora, investigadores pueden haber encontrado otro ingrediente necesario en los cometas: la ribosa, la "R" en el ARN. El estudio se publicó en Science

Antes de profundizar en el nuevo descubrimiento, es importante entender que la vida, tal como la conocemos, tiene que tener un punto de inicio, y creemos que sucedió en la Tierra. La vida en la Tierra requiere tres macromoléculas: ARN, ADN y las proteínas. Sin embargo, las condiciones necesarias para la ribosa, un azúcar simple necesaria para el ARN, puede que no se hayan encontrado en la Tierra, sino fuera de ella. Entonces, la pregunta sigue siendo: ¿de dónde viene la ribosa?

Para responder a esto, el equipo de investigadores dirigido por la química Cornelia Meinert de la Universidad de Niza Sophia Antipolis en Francia, se dispuso a volver a recrear las condiciones de nuestro sistema solar temprano para ver si la ribosa podía formarse en ese contexto. Este proceso implicó la congelación de agua, amoníaco y metanol a -195 grados Celsius, lo que crea un cometa falso en un laboratorio. Cuando se alcanzó esa temperatura, se le aplicó luz ultravioleta al “cometa” para que experimentara el mismo tipo de radiación que produciría una estrella joven. El último paso fue dejar que el cometa se caliente de nuevo y ver qué moléculas se crearon.

El equipo descubrió que cerca de 55 moléculas orgánicas estaban presentes después del análisis, una de ellas la ribosa. Aunque este mismo experimento se ha hecho infinidad de veces en todo el mundo, este equipo es el primero en utilizar la cromatografía de gases multidimensional, una nueva técnica que permite la detección de moléculas individuales más fácil.

Pero todavía hay un par de cosas que los investigadores deben averiguar. Por ejemplo, este estudio se realizó en un laboratorio, lo que significa que se tendría que encontrar pruebas de que esto podría pasar en cometas reales. Además, el equipo tampoco no sabe cuándo  es que se forma la ribosa: ¿sucede durante el enfriamiento o el calentamiento del cometa?

Con un poco de suerte, los investigadores tendrán estas respuestas en los próximos años, ya que se planean muchas más misiones a cometas próximos a la Tierra en el futuro. A pesar de sus deficiencias, el descubrimiento es un gran paso en la comprensión de cómo se inició la vida en la Tierra… y posiblemente en otros lugares del Universo.

 

 

FUENTE: Science Alert


#espacio #vida #arn
Compartir Twittear Compartir