Estudio revela que seguimos evolucionando, pero no tan rápido como parece

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
14 de Febrero de 2017 a las 09:09
Compartir Twittear Compartir
Estudio revela que seguimos evolucionando, pero no tan rápido como parece
Foto: Internet

Como especie, el Homo sapiens tiene solo alrededor de 200.000 años de antigüedad, por lo que no sería sorprendente que sigamos evolucionando rápidamente. Sin embargo, algunos estudios sugieren que nuestra evolución física se detuvo hace unos 40.000 años, o con la invención de la agricultura, para ser reemplazada por la evolución social y tecnológica.

Un nuevo artículo publicado en PNAS refuta esta teoría. Ciertos rasgos son cada vez más comunes en el grupo genético. Uno de ellos es la capacidad de digerir lactosa siendo adulto. Esta característica se ha propagado a través de la población europea desde hace 4.000 años gracias a la ventaja conferida por la fuente extra de nutrición.

Para el Dr. Jonathan Beauchamp, de la Universidad de Harvard, la propagación de la resistencia a la malaria y la capacidad de funcionar en condiciones de bajo oxígeno a gran altitud son ejemplos adicionales de formas recientes de evolución humana. Beauchamp se dio cuenta de esta evidencia a finales del siglo XX explorando la relación entre ciertos genes y el número de niños, usando datos de 20,000 personas que participaron en un estudio.

Entre los genes estudiados, el científico optó por centrarse en los que se sabe que influyen en las concentraciones de colesterol y los niveles de glucosa en ayunas. Otros afectan factores como la edad de la pubertad. No hubo pruebas claras de que la selección natural actuara sobre cinco de las siete medidas que Beauchamp exploró, pero las muestras más grandes revelaron que hay efectos pero son pequeños y lentos. Beauchamp encontró pruebas de que la edad de la pubertad está decreciendo con mucha lentitud. El hallazgo contradice el pánico que existe sobre la caída de las edades de la pubertad y una supuesta asociación con embarazos en la adolescencia. Los cambios se producen lentamente, no de manera abrupta.

Sin embargo, lo que le llamó la atención a Beauchamp es el hecho de que las personas con títulos universitarios tienen menos hijos. Sin embargo, es cuidadoso de afirmar que el efecto es lento. "Aunque la selección natural todavía está funcionando, el ambiente parece haber anulado un poco su efecto".

 

FUENTE: IFL Science


#evolucion #humanidad
Compartir Twittear Compartir