Epigenética y Darwin: Investigadores proponen actualizar la teoría de la evolución

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
28 de Noviembre de 2016 a las 16:00
Compartir Twittear Compartir
Epigenética y Darwin: Investigadores proponen actualizar la teoría de la evolución
Foto: Internet

La biología evolutiva ha ayudado a los científicos a entender por qué el mundo se ve como lo hace durante más de 150 años, desde que Charles Darwin publicó “En el origen de las especies” en 1859. Pero ahora, un equipo de investigadores ha propuesto una actualización de nuestra comprensión actual de la evolución.

Algunos de los biólogos más conocidos del mundo se reunieron en Londres como parte de una reunión de la Royal Society para discutir si es hora de actualizar una de las teorías más fundamentales en la ciencia, ya que la evolución va más allá de los genes.

La síntesis moderna combina las famosas ideas de Charles Darwin sobre la selección natural con la genética mendeliana, que fue desarrollada por Gregor Mendel en 1865 y expuso las formas sutiles en que heredamos rasgos a través del ADN. Esta nueva síntesis moderna fue esbozada en los años 1930 y 40, y rápidamente se convirtió en la teoría de la evolución más aceptada por la comunidad científica. Es el que todos nos enseñan en la escuela secundaria hoy.

Básicamente, la síntesis moderna afirma que la evolución se produce a través de pequeños cambios genéticos, que están regulados por la selección natural. Esto sigue siendo cierto, incluso después de décadas de investigación de ADN y el mapeo del genoma humano. Pero los nuevos descubrimientos también han demostrado que los cambios pueden ser transmitidos por algo más que solo genes.

Los investigadores sostienen que la selección natural no es necesariamente la fuerza principal en la evolución, sino que las limitaciones del desarrollo y los ambientes en los que viven los organismos también pueden desempeñar un papel. Esta nueva hipótesis de evolución se denomina síntesis evolutiva extendida y se ha esbozado en un artículo en Proceedings of the Royal Society B de investigadores liderados por Kevin Laland, un biólogo evolutivo de la Universidad de St. Andrews en Escocia.

Entonces, ¿cuáles son estas otras formas en que la evolución puede ocurrir? En las últimas décadas, los científicos han demostrado que las células pueden utilizar una serie de moléculas para controlar cuáles de sus genes se activan o desactivan, a través de un proceso conocido como epigenética. Los procesos epigenéticos, como la metilación, pueden utilizarse para impedir que un gen se exprese.

Los cambios epigenéticos son más flexibles que los cambios genéticos, pero pueden tener un impacto grande en la forma en que un organismo se comporta o se ve. La síntesis moderna no da cuenta de esos cambios epigenéticos, pero la síntesis evolutiva extendida lo haría y podría ayudar a explicar algunos de los misterios evolutivos en la historia humana, como por qué tantos fósiles del género Homo que pertenecen a la misma especie pueden parecer tan similares en algunos aspectos, pero tan diferentes en otros. La síntesis evolutiva extendida también podría ayudar a explicar el nacimiento de la agricultura hace unos 10.000 años.

La síntesis moderna sugeriría que la selección natural llevó a nuestros antepasados ​​a abandonar el forrajeo y comenzar a cultivar, porque esto daba una mayor recompensa. Pero las cosechas de cultivo tardan mucho tiempo en dar recompensas. Tal vez los seres humanos, no la selección natural, dirigieron su propia evolución, y simplemente decidieron iniciar la agricultura, con o sin recompensas inmediatas.

Este es un proceso conocido como construcción de nicho, donde un organismo se adapta a su entorno de nuevas maneras que no necesariamente tienen que ver con la genética. Esos cambios pueden pasarse a las siguientes generaciones, y modificar el ambiente como resultado.

Por supuesto, la síntesis evolutiva extendida todavía tiene sus críticos, así que por ahora, sigue siendo solo una hipótesis, y aunque hay evidencias de que es real, necesitamos más pruebas para averiguar si realmente funciona.

 

FUENTE: Science Alert


#teoria #evolucion #genetica
Compartir Twittear Compartir