¿Por qué los animales y los seres humanos aprecian la belleza?

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
13 de Mayo de 2015 a las 12:23
Compartir Twittear Compartir
¿Por qué los animales y los seres humanos aprecian la belleza?

La idea de que los animales tienen rasgos "bellos" para atraer a compañeros fue propuesta por Charles Darwin. Propuso que un sexo, a menudo los machos, compiten por la atención de la hembra. Darwin llamó a esta "selección sexual". Esta competencia no es la muerte, sino que el pretendiente sin éxito termina con menos descendencia.

Esto es muy diferente a la selección natural, también conocida como la supervivencia de los más aptos. Darwin no había explicado cómo surgieron las preferencias de apareamiento, en primer lugar, dice Adam Jones, de Texas A & M University en College Station. "No se puede dar por sentado que los organismos tengan un sentido de la belleza estética y que eso condujo todo el proceso de selección sexual”.

La idea clave fue presentada en el 1970, por el biólogo Robert Trivers, que se dio cuenta de que todo era por la cantidad de animales esfuerzo puesto en la crianza. Si uno de los padres tiene que poner un montón de tiempo y esfuerzo en la crianza de sus crías, son probablemente mucho más quisquillosos en cuanto a la elección del socio adecuado, en comparación con los padres cuyos descendientes necesita poca atención.

Un estudio publicado en 1994 mostró que los pavos reales con plumas más grandes tienen descendencia sana. Eso significa que las grandes colas, y la preferencia de las hembras para ellas, favorecen su reproducción. El ser humano es un poco diferente, ya que, a diferencia de muchas especies, ambos sexos llegan a ser exigentes.

 

 

belleza 2

Foto: BBC

 

 

Por ejemplo, los hombres prefieren las mujeres con ideales proporciones de cintura y cadera, mientras que las mujeres prefieren las voces más profundas y mandíbulas más cuadradas. Al igual que la cola del pavo real, estos rasgos son marcadores honestos de salud. También señalan lo fértiles que somos. Rasgos atractivos en los machos son indicadores de mayor testosterona, y los rasgos atractivos de las mujeres señal de alto estrógeno. Ambas hormonas están vinculadas a la fertilidad.

Es natural preferir compañeros jóvenes, sanos y sin indicios de la enfermedad, dice Glenn Sheyd de la Universidad Nova Southeastern en Fort Lauderdale, Florida. Esta combinación "activa el deseo de aparearse preferentemente con un individuo en vez de otro", dice Sheyd.

Estos estudios nos dicen algo profundo acerca de nosotros mismos. Nuestro sentido de la belleza no es solo un capricho estético, sino que es vital para nuestra propia supervivencia. Esto plantea una nueva pregunta: ¿cómo evolucionan nuestras preferencias específicas?

Si tienes que competir por compañeros, y tienes que ser bella para hacer eso, entonces la competencia se va a añadir como una dimensión extra a la evolución de ese organismo.

En cierto modo, no importa si no pensamos demasiado acerca de por qué nos parecen ciertos paisajes o personas particularmente hermosos. Lo importante es que sin estas preferencias nuestra historia evolutiva habría sido muy diferente.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir